Una fiesta de viernes a la noche fue desalojada, ayer en la madrugada luego de que efectivos de la Policía de Rosario de Lerma comprobaran que no estaba autorizada, que había menores de edad y que se consumía bebidas alcohólicas.
Ocurrió en un salón del barrio Ecosol, adonde los policías llegaron ante el elevado volumen de la música que escuchaban desde la calle. Una mujer les dijo que no tenía los permisos para esta fiesta. La situación fue informada a la fiscalía en turno, desde donde se dispuso el desalojo del salón y el inicio de actuaciones contravencionales por no contar con habilitación municipal ni policial, y por permitir fuera de los horarios autorizados el acceso o permanencia a menores de 18 años de edad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora