El caso de la supuesta identificación del nieto recuperado 120 tuvo hoy un giro inesperado, luego de que el Banco Nacional de Datos Genéticos descartara "la existencia de un vínculo filial" entre la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo María Isabel "Chicha" Chorobik de Mariani y la joven que llegó a su casa atribuyéndose ser su nieta. Chicha de Mariani recibió la noticia en el Juzgado Federal 3, a cargo del juez Ernesto Kreplak, donde le informaron que un nuevo entrecruzamiento de datos genéticos había dado negativo.
Un comunicado firmado por el biógrafo y colaborador de Chicha, Juan Martín Ramón Padilla, anunció que este sábado se realizará una conferencia de prensa en la casa de Chicha de Mariani, ubicada en la calle 47, entre la 17 y la 18, de la ciudad de La Plata, "con el fin de brindar detalles sobre el tema". El escrito informó también que "los estudios del Banco Nacional de Bancos Genéticos (BNDG) habían sido informados personalmente por esta institución a la joven el 25 de junio de este año, y sin embargo ella no dio a conocer la existencia de los mismos".
Por el contrario, la joven llamada María Elena Wherli se presentó en la mañana de este jueves a la residencia de Chicha de Mariani con un estudio genético a partir de un análisis de sangre que se hizo en una clínica privada cordobesa, y que acreditaba un vínculo biológico por vía paterna entre ambas mujeres con una probabilidad del 99,9 por ciento. Se desconoce si existió una intención de adulterar los resultados de dicho estudio, pero lo cierto es que la joven de 39 años desconoció la información que en junio le reveló el BNDG, la única "institución especifica y adecuada creada por ley para determinar la identidad de las personas en casos vinculados al terrorismo de Estado", según Ramos Padilla.
No bien la mujer se presentó en la casa de Chicha con el estudio bajo el brazo, la Fundación Anahí difundió en un comunicado que era un hecho la identificación de la nieta recuperada 120 y enseguida la noticia se viralizó en las redes sociales y en los medios de todo el país. Ante este panorama, Ramos Padilla pidió "cautela" y sugirió a Chicha presentarse ante la justicia para corroborar la versión con los datos del BNDG, que en un segundo estudio desestimó este viernes de Navidad la coincidencia genética y la vinculación filial. En declaraciones a la prensa, destacó que su principal "preocupación" tras la conformación de la ausencia de vínculo genético es "preservar" a Chicha de Mariani, de 92 años, quien en un primer momento creyó la versión de la joven que se presentó como su nieta.
En tanto, tildó de "apresurada" la difusión de la noticia que hizo la Fundación Anahí, que dio por válidos los resultados contenidos en los estudios de la clínica genética de Córdoba: "Hubo un comunicado informando algo apresurado. Lo que no corresponde es salir a publicar una información sin contar con la confirmación oficial", cuestionó. Sobre los análisis que acercó la joven como presunta prueba de su identificación biológica con Chicha, resaltó que "cualquier información de una clínica privada puede ser tomada como un indicio pero no como una conclusión determinante". Los padres de Clara Anahí, Diana Teruggi y Daniel Mariani, militaban en la organización peronista armada Montoneros y vivían en una casa platense donde funcionaba la imprenta clandestina de la revista "Evita Montonera" bajo la apariencia de un criadero de conejos.
Anahí fue secuestrada el 24 de noviembre de 1976 y su abuela Chicha nunca abandonó la búsqueda, incluso a pesar de que los represores a cargo del operativo comandado por el Ejército contra la vivienda platense de la calle 30, aseguraban que la beba había muerto "carbonizada". La Fundación explicó que Clara Anahí "ha sido perseverante en encontrar el modo de llegar a su abuela y asegurar mediante los estudios genéticos su vínculo biológico": incluso hacía tiempo que sospechaba de su vínculo con Mariani, apoyada también en el extraordinario parecido físico con Diana, quien fue abatida en esa casa de la calle 30 ese mismo 24 de noviembre, mientras que Mariani también fue asesinado en agosto de 1977.
Durante el juicio por los crímenes cometidos en el Circuito Camps, Miguel Osvaldo Etchecolatz, director general de Investigaciones de la Policía Bonaerense entre 1976 y 1979, había declarado que Clara Anahí había sido asesinada en ese ataque a la casa de calle 30. "Sabiendo la perversidad que lleva adentro Etchecolatz no le creo. Es otra puñalada que me piensa asestar en el corazón", fue entonces la respuesta de "Chicha" Mariani, mientras transcurría el juicio, en 2011.
--El caso--
El 24 de noviembre de 1976 un grupo conformado por agentes de la Policía bonaerense, el Ejército y la Armada rodearon la casa donde vivían Daniel Mariani, de 28 años (que en ese momento estaba en Buenos Aires); Diana Teruggi, de 26, y la hija de ambos: Clara Anahí, que entonces tenía tres meses. Según la investigación judicial, ese día el policía bonaerense Néstor Ramón Buzzato se subió a uno de los techos de las casas linderas, junto al general Ramón Camps, Etchecolatz y otros agentes, y Diana y tres compañeros que estaban allí resistieron disparos con pistolas y ametralladoras y ataques con mortero y explosivos durante seis horas. Según contó Chicha Mariani en el juicio, el general "Camps le ordenó a (el comisario Juan) Fiorillo que pusiera a la nena en el auto" para secuestrarla, para lo cual la sacaron envuelta en un paño blanco. Buzzato, que resultó herido en ese operativo y por su participación había recibido el 22 de diciembre de 1976 la "Medalla de herido en servicio" y la condecoración "Orden San Miguel Arcángel", permaneció prófugo durante más de un año hasta que el 15 de agosto de 2013 la Prefectura lo detuvo en Gualeguay, Entre Ríos, y fue condenado a prisión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora