Nadie se toma bien una infidelidad. Pero si a eso se le suma que la víctima del engaño esté embarazada, la reacción puede ser imprevisible y nefasta.
Eso fue precisamente lo que sucedió en la región administrativa brasileña de Ceilandia, cerca de la capital del país (Brasilia), donde una mujer embarazada decidió vengarse de su pareja justo después de agarrarlo in fragranti comiendo con su amante y le destrozó a golpes el coche, que estaba estacionado en plena calle.
Los curiosos que pasaban por allí no podían creer lo que veían sus ojos. La mujer rompió con piedras y puñetazos las lunetas del coche y se subió al techo para abollarlo a patadas, deshaciéndose en insultos hacia su pareja, que lo veía todo desde el interior del restaurante.
Uno intentó calmar a la mujer y hacerla parar en su acción, pero no para que consume su venganza, sino porque podía ella hacerse daño. Pero ese intento causó, precisamente, el efecto contrario al deseado. Y la mujer, que hasta ese momento ya estaba furiosa, se vuelve todavía más salvaje. Se dirige a la calle, recoge una piedra mediana del suelo y la tira contra la luneta de atrás. El cristal se rompió.
Los vecinos del lugar no llegaron a llamar a la policía, de modo que la mujer no fue detenida. Se desconoce, en todo caso, si su marido presentó alguna denuncia contra ella. Y tampoco se sabe cómo fue el sin duda tenso reencuentro entre la pareja. El video ya fue reproducido más de 600.000 veces.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora