El 31 de agosto, cerca del mediodía, cuando todo Orán celebraba el aniversario de la fundación de la ciudad, María Eugenia Rodríguez le dijo a su hija de 10 años que se iba al centro a vender una ropa que ya no usaban y que más tarde volvería a cocinar para todos.
La nena no se preocupó demasiado. Nada le llamó la atención. Su papá, Marcelino Molina, había ido al centro a buscar a su hermano mayor, de 12 años. Y en la casa quedaban los otros tres hermanitos, de 8 y 4 años, y de 6 meses.
Cuando volvió su papá preguntó por María Eugenia, y su hija le contestó que se había ido a vender ropa. La esperaron un rato pero ella no regresó.
Marcelino la llamó por teléfono, le envió mensajes y no recibió ninguna respuesta. La preocupación sobre su paradero crecía con las horas. Cuando la tarde empezaba a declinar, llamó a familiares y amigos. Nadie la había visto. A la noche fue a la Policía, donde no le quisieron recibir una denuncia, solo le tomaron una exposición por su ausencia.
"Desde entonces no sabemos nada de ella y estoy desesperado. Usted sabe que las redes de trata no solo secuestran a las chicas, también las manipulan. No sé si la amenazaron que si no se iba por voluntad propia algo le iban a hacer a los chicos... no sé. Una madre es capaz de hacer cualquier cosa por sus hijos", dijo ayer con voz muy apenada Marcelino.

Pedidos de ayuda

Desde la noche del 31 de agosto, además de la denuncia, el muchacho de 34 años inició una búsqueda frenética. Publicó en su página de Facebook un pedido para que quien haya visto a María Eugenia (de 31 años) le avise. "Yo la voy a buscar adonde sea", afirma.
Se sumó a todas las redes de la zona: "Trueque Orán", Trueque Yrigoyen", "Trueque Pichanal", otras páginas de la ciudad de Salta, y pidió a todos sus contactos que compartan su pedido.
También fue a las radios de Orán, envió información y fotos a canales de televisión, locales, provinciales y nacionales.
"Desde que hice pública su desaparición, varias personas me dijeron que la vieron en Rosario de Santa Fe, donde vive su hermano Sergio, en la ciudad de Salta, en Mosconi y hasta en Yrigoyen, pero ella sigue sin aparecer", afirmó.

Vida familiar

"No teníamos problemas de pareja", dijo Marcelino. "Vivimos de mi pensión, además yo soy mecánico de motos y hago de todo un poco. Con ella hacíamos muchos planes, incluso estamos en la lista para recibir una casa en estos días y queríamos ver más adelante si podíamos comprar un terrenito en Salta".
La familia vive en el pasaje Zenta 755, del barrio Osvaldo Pos, en Orán.
"Los chicos la extrañan mucho; al bebé apenas le hago tomar la leche de a poquito y la nena de 4 años me dice que por culpa mía se fue su mamá; la otra nena está decaída y yo recién hoy volví a probar un plato de comida. La extrañamos mucho. Estoy muy preocupado por lo que pueda haber pasado; por momentos siento que no puedo más. Volvé María Eugenia, volvé!", pidió.

Información a la Policía

Para brindar algún dato sobre el paradero de María Eugenia se puede llamar al Sistema 911. Ella también es buscada por la Brigada de Investigaciones y la División Trata.

Contactos con la familia

Marcelino Molina tiene su página en Facebook y vive en B° Osvaldo Pos, Pje. Zenta 755. Todos los días entra en su cuenta para revisar si alguien le da datos de su esposa.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora