*

Despidieron a un centenar de empleados de la Cámara de Diputados
La ola de cesantías en el Estado llegó a la Cámara de Diputados. El presidente del cuerpo legislativo, Emilio Monzó (PRO), firmó el despido de un centenar de trabajadores y dio marcha atrás a una treintena de recategorizaciones de personal efectuadas durante la gestión de Julián Domínguez, su antecesor.
La resolución 30/2016, firmada ayer por Monzó, anuló diez resoluciones. Los telegramas enviados afectan a cien empleados que habían pasado a planta temporaria o permanente. Algunos de ellos, según consta en la disposición, formaban parte de trabajadores que colaboraban en el oficina de Domínguez. Además, la resolución suspende una recategorización de personal que hubo entre 26 o 28 casos.
La decisión de Monzo dispone también la creación de una comisión revisora especial para analizar la validez de esas diez resoluciones alcanzadas y para extender el estudio a 'las decisiones adoptadas en materia de recursos humanos en el ámbito de la Cámara de Diputados durante el período 2012-2015, priorizando la revisión de los años 2015 y 2014'.
Integrarán esa comisión la Secretaría Administrativa, la Dirección de Recursos Humanos, la Dirección de Informática y Sistemas, la Dirección de Auditoría Interna, la Secretaría General de la Presidencia, la Dirección de Coordinación Técnico Legal y la Dirección General Administrativa.
Una versión que corrió ayer en la Cámara baja era la intención de revisar la continuidad de 2.000 empleados más, del total de 5.200 que prestan tareas en el cuerpo legislativo.
Las cesantías en Diputados es prácticamente un espejo de la decisión tomada por la vicepresidenta Gabriela Michetti en el Senado, quien avanzó hace dos semanas con 2.035 despidos. Sin embargo, tras varias protestas gremiales y quejas de bloques de la oposición, Michetti tuvo que volver sobre sus pasos y reincorporar a varios de los despedidos, entre ellos, empleados discapacitados que forman parte del Programa de Formación e Inserción Laboral de la Cámara.
A nivel nacional, el gobierno de Mauricio Macri ya despidió más de 5.000 trabajadores, denunciaron fuentes gremiales, mientras que en los municipios y gobernaciones hubo otros miles de cesantías. Para el sindicato ATE, hay persecución ideológica en el Estado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...