La escuela primaria del barrio San Martín fue construida con fondos nacionales hace seis años y solamente la identificaba un número, pese a las alternativas de nombre que dieron alumnos y docentes en los últimos dos años. Así estuvo la escuela sin nombre, durante un período que llegó a superar los dos años.
Finalmente se eligió un nombre bien argentino: Gesta Sanmartiniana, surgió de una terna sugerida por el establecimiento, que se movilizó para darle nombre propio.
La propuesta había sido enviada al Ministerio de Educación y luce su nombre en el pórtico de ingreso.
"Estamos muy contentos porque ya nos identificamos y nada menos que en honor al máximo prócer de nuestro país. Teníamos en danza otros nombres, entre ellos José de San Martín, pero ya lo tienen otras escuelas. Así quedó Gesta Sanmartiniana", explicó a El Tribuno la directora, Elda Galleguillos.
La escuela
Fue inaugurada en 2009. Es la última construida en esta parte del Valle de Lerma con fondos del programa nacional denominado 700 Escuelas.
Hoy, a Gesta Sanmartiniana acuden alrededor de 1.000 alumnos entre los 4 y 12 años de edad, en ambos turnos, si bien desde el año pasado se implementó la jornada extendida con algunos cursos.
Aunque es modelo en infraestructura y calidad educativa, tardó dos años en saber su nombre. Responsables de la cartera de Educación provincial, presentes en el acto de imposición del nombre, justificaron la demora en los trámites burocráticos y porque había sido designado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia