Leonardo Fariña dejó la cárcel de Ezeiza, en la que se encontraba alojado acusado por evasión fiscal. La Justicia hizo lugar al pedido de excarcelación que presentó su defensa luego de la declaración que hizo el viernes antes el juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan.
La decisión fue adoptada por el Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata, que había ordenado la prisión preventiva al considerar que existía riesgo de fuga. Ahora Leo Fariña afrontará en libertad un eventual juicio oral.
Los jueces Germán Castelli y Jorge Michelli entendieron que la situación de Fariña se modificó cuando ingresó al "Programa de testigos e imputados protegidos" tras declarar el viernes pasado en la causa por "la ruta del dinero k".
Los jueces decidieron darle la excarcelación pero le impusieron a Fariña el cumplimiento de dos medidas: deberá permanecer en el programa de protección y presentarse ante el tribual cada vez que se lo requiera. "Todo lo expuesto anteriormente bajo apercibimiento de revocar la excarcelación", alertaron. Fariña estaba preso desde el 2014 en una causa en la que está acusado de la evasión agravada de más de 12 millones de pesos. Nunca estuvo detenido en el expediente por lavado de dinero.
Las condiciones de detención de Fariña habían cambiado desde el viernes pasado, cuando ingresó al programa de protección. El juez Casanello ordenó que permanezca aislado de otros reclusos y con custodia permanente. En paralelo, dispuso que se le brinde seguridad a su familia.
¿Qué cambió? El empresario ingresó el viernes en el régimen de protección de testigos. Lo hizo al cabo de la indagatoria a la que fue sometido. En su declaración, dio detalles sobre el supuesto entramado de lavado de activos por el cual días antes se detuvo a Báez y al contador Daniel Pérez Gadín.
La declaración tuvo un impacto concreto: el fiscal Marijuan imputó a otras 16 personas en la causa.

Allanaron "La Rosadita"

La Policía de Seguridad Aeroportuaria realizó un nuevo allanamiento en el edificio Madero Center, en Puerto Madero, en el departamento en el que funcionaba la financiera SGI. El procedimiento se realizó por orden del juez federal Sebastián Casanello. Las medidas se manejaron en estricto hermetismo, debido a que la causa se encuentra bajo secreto de sumario. Así lo estableció el juez el viernes pasado luego de la declaración de Leonardo Fariña, que derivó en la imputación de 16 personas más en la investigación, entre ellas la expresidenta Cristina Kirchner y su exministro Julio De Vido. Por la causa, la semana pasada quedó detenido el empresario de Santa Cruz Lázaro Báez y el contador Daniel Pérez Gadín. La denuncia sostiene que existió un entramado de corrupción vinculado con la obra pública.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora