Leer un cuento, reforzar los estudios y crear una huerta integran algunas de las actividades que realiza la Biblioteca Popular de barrio Palermo I hace más de veinte años. Ayer, la labor que desarrollan los voluntarios que concurren a ella fueron el centro del homenaje efectuado por el Día Internacional de la Solidaridad. "El voluntariado es algo gratificante y emocionante", Gabriela Cardozo. Directora de Biblioteca "El voluntariado es algo gratificante y emocionante", Gabriela Cardozo. Directora de Biblioteca
La visita de autoridades municipales, entre ellas las del intendente Gustavo Sáenz, marcó una jornada de reconocimiento a quienes colaboran desinteresadamente en la enseñanzas de valores y contenidos.
Pertenecientes a distintos barrios de la zona, vecinos y alumnos compartieron una fecha que los ubica como protagonistas en el arte de dar sin recibir nada a cambio.
De manera gratuita, niños, adolescentes y adultos reciben asistencia educativa en distintos niveles, además de la oportunidad de realizar talleres con diferentes manualidades. "Aquí nos ayudan a hacer las cosas que no podemos hacer", Clarita Reynaga niña de 9 años
"Aquí nos ayudan a hacer las cosas que no podemos hacer", Clarita Reynaga niña de 9 años
"Brindamos apoyo escolar y una contención que en algunas ocasiones las escuelas no alcanzar a ofrecer en su totalidad. Es un trabajo que lo hacemos con mucha alegría porque también aprendemos de los chicos que son felices con pequeñas cosas", dijo a El Tribuno Jésica Cazón, una de las psicipedagogas voluntarias.
Alrededor de veinte alumnos asisten a la biblioteca para recibir apoyo en algunas materias en las que necesitan reforzar conceptos o bien completar las tareas de la escuela.
"Tengo unos problemas en lengua y vengo a repasar en este lugar en el que puedo estudiar y hacer amigas también", relató Magalí Pistán a la vez que compartió sus ganas de ser maestra en el futuro.
Divididos en turno mañana y tarde, el establecimiento recibe estudiantes desde los seis años en adelante. Como el caso de una alumna de 40 años que cursa el quinto grado en una escuela nocturna. "Algunas veces la escuela no puede brindar una atención personalizada", Jésica Cazón, psicopedagoga
"Algunas veces la escuela no puede brindar una atención personalizada", Jésica Cazón, psicopedagoga
Además de la contención escolar, la Biblioteca Popular de Palermo I promociona actividades como cursos de manualidades, entre los más convocantes figuran los de tejido y confección de muñecas soft (técnica sin costura). Sumado a los relacionados con la creación de huertas

Los sueños

Los sueños fueron el motivo principal del cuento que leyó el intendente capitalino a los más pequeños como parte de su visita por el establecimiento.
"Me da mucho gusto estar en este lugar compartiendo con gente que hace de la solidaridad acciones que ayudan a muchos", resaltó Sáenz.
Entre relatos y detalles del trabajo que realizan hace varios años, los integrantes de la institución agradecieron el reconocimiento recibido como un gesto necesario para los voluntarios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora