Los docentes y los niños de la escuela 4168 Che Sundaro, de la comunidad originaria Cherenta, amanecieron ayer con la peor noticia: vándalos que posiblemente pertenecen a la misma comunidad y muy posiblemente ex alumnos de la única escuela primaria de esa zona, destrozaron prácticamente las salas de jardín de infantes, las puertas de otros grados y se llevaron elementos valiosos de la escuela.
Ningún vecino denunció el hecho a pesar de que los vándalos rompieron con elementos contundentes varias puertas del establecimiento y hasta doblaron un portón de hierro y lata de uno de los accesos. En el buffet de la humilde escuela, a la que asisten niños de la etnia guaraní y criollos, también se provocaron daños: comieron galletas, fiambres y pan que había quedado de la jornada anterior. La peor parte se la llevó una de las maestras jardineras que con mucho esfuerzo había logrado que los papás del Nivel Inicial abonen un mínimo importe por cada niño que corresponde al seguro escolar. La docente había guardado el dinero en su escritorio pero fue lo primero que desapareció.
Nidia Gonzáles VICEDIRECTORA "Nos duele la actitud de atentar contra toda la comunidad".
La vicedirectora de la escuela Che Sundaro, Nidia Gonzáles, relató: "Al llegar el personal de limpieza se dio con esta triste novedad. Ya tenían listo el televisor, el DVD y un grabador para llevarse, pero al parecer la llegada de los ordenanzas impidió que también se llevaran esos elementos que se utiliza para las clases prácticamente en todos los grados".
Más que el robo, lo lamentable fueron los destrozos de puertas, ventanas, muebles y útiles escolares de los alumnos y de los docentes. Ningún vecino denunció el hecho, a pesar de que la rotura debió haber provocado suficiente ruido como para alertar, al menos a los que viven en cercanías del establecimiento escolar. Pero ningún vecino quiso hablar del hecho argumentando que tienen temor de las patotas que durante las noches merodean por la escuela.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora