El 14 del corriente mes un peligroso reo encarcelado en el Complejo Penitenciario Federal III de General Gemes, Adrián Garone, expolicía federal, escapó y estuvo casi cinco días prófugo de la Justicia. Tiempo donde el pánico y la incertidumbre se apoderaron de la ciudad de Güemes y las versiones no tardaron en circular acompañadas por el interrogante de saber cómo hizo Garone para escapar de un penal de máxima seguridad.
Según información policial, tras un descuido de los efectivos, el hombre de 42 años oriundo de Buenos Aires saltó una cerca perimetral de unos 2 metros de altura y se fugó de la granja. Está preso desde el 29 de agosto del año pasado por el delito de "homicidio en concurso real". Se sospecha que su desconocimiento del lugar le impidieron alejarse de la zona. Fue así que el 19 de este mes se produjo su recaptura, el expolicía de la Federal ingresó a una estación de servicio cerca de Torzalito, en la rotonda ubicada en la entrada de General Güemes.
Según lo informado por el encargado de la estación de servicios de Torzalito, Carlos Menchón, uno de los playeros del lugar, mantuvo una conversación de varios minutos con Garone. "Al principio él no sabía de quién se trataba, en la medida que avanzaba la charla, comenzó a sospechar y a tener cierto temor por lo que el prófugo pudiera llegar a hacer. Por suerte no hizo nada y se retiró, entonces el playero llamó a la Brigada de Investigaciones", recordó Menchón.

Embed
El prófugo de Güemes

EXCLUSIVO | Este video fue por el que lograron capturar al prófugo de Güemes. Adrián Garone entró a una oficina de una estación de servicios, donde al principio no fue reconocido... pero luego de mantener una breve charla uno de los playeros, este se dio cuenta de quien se trataba y alertó a la policía. bit.ly/1T8dqXz

Posted by El Tribuno Salta on jueves, 24 de marzo de 2016

En las imágenes de la cámara de seguridad instalada en el lugar se observa que Garone ingresa a una oficina donde se realizan pagos con tarjetas y se emiten los recibos. En ese momento mantiene una charla amistosa con el empleado, en eso ingresa un cliente y extrae billetes de su bolsillo y se pone a contarlos ante la vista del prófugo. Fueron segundos traumáticos para el empleado quien a esa altura sospechaba que la persona con la que hablaba era Garone.
"No se sabía si estaba armado o no, por esa razón fueron momentos muy tensos, nosotros que estamos abiertos las 24 horas siempre supimos que corríamos con estos riesgos, podría haber ocurrido una desgracia porque se trataba de una persona ya jugada, tenía poco que perder", expresó Carlos Menchón, el encargado de la estación. Cuando la tercera persona se pone a contar el dinero sobre el mostrador, el empleado pensó lo peor, que Garone podía accionar en un intento de robo.
Ni bien el interno salió del lugar, el playero alertó sobre la situación. Una vez recibida la alarma desde la estación de servicios, llegaron al lugar el comisario Diego Bustos y el sargento Andrés Baigorri. Se puede observar en una segunda cámara de seguridad, esta vez ubicada en el exterior del lugar, apuntando hacia el estacionamiento y el sector de baños, la llegada de una camioneta desde donde descienden los brigadistas, también la imágenes muestran en un ángulo superior a una persona de pie cerca de los baños. El personal policial de la Brigada de Investigaciones se acerca hasta el hombre que resulta ser Garone, rápidamente Baigorri extrae su arma y lo obliga a recostarse en el piso; el prófugo accede sin oponer resistencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora