Un sargento de la Policía de la Provincia fue asistido en una clínica privada de Tartagal y luego derivado a un servicio de traumatología público poco después de que un integrante de la comunidad originaria de Tranquitas lo mordiera de manera feroz en uno de sus brazos.
El incidente se originó en un llamado al 911 efectuado desde esa comunidad aborigen, ubicada a 25 kilómetros de la ciudad de Tartagal. En esa denuncia telefónica se afirmaba que Víctor Gudiño, de 23 años, estaba golpeando de manera salvaje a su esposa y que los familiares no podían detener la agresión.
La patrulla policial llegó al lugar poco después de la medianoche y fue atendida de mala manera por el acusado Gudiño, quien se trabó en lucha con los uniformados.
Gudiño se armó con una botella rota e hirió al cabo Gabriel Fernando Gareca, pero fue reducido por el sargento Fernando Ramos, quien lo puso en tierra. Sin embargo, Gudiño mordió ferozmente al uniformado en la parte inferior del antebrazo izquierdo, desprendiéndole la piel y músculos, y con posibles lesiones óseas, por lo que fue derivado luego de las curaciones al servicio de traumatología del hospital público de Tartagal.
Ayer, los policías lesionados por Gudiño denunciaron en fiscalía al violento aborigen, y lo mismo hizo su esposa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 2 meses

Que el "originario" vaya preso y con un bozal por si acaso.

Se está leyendo ahora