A raíz de los serios incidentes que tuvieron lugar el pasado fin de semana, donde un joven resultó lesionado en manos y piernas con un serrucho, en la localidad de Cobos, la Fiscalía de General Güemes ordenó la detención del acusado del hecho, el Toro Beites y el allanamiento de su vivienda y la de un hermano suyo.
La orden se cumplió en la tarde de ayer, a las 17, cuando un grupo de policías de la provincia y de Drogas Peligrosas ingresaron a la casa de la familia Beites, en el barrio Lucio Cornejo, donde detuvieron al "Toro" y registraron su interior. "No sé porqué allanan mi casa, aquí no vendemos droga, la pueden revisar las veces que quieran, no tenemos nada que esconder", expresó con desesperación Mariana Rivero, esposa de Beites. También la mujer acusó a sus vecinos de mentir: "Esos muchachos andan todo el día drogados y lo acusan a mi marido de venderles la droga; mentira, ellos la compran de Campo Santo. Por qué no dicen las veces que robaron en la escuela rompiendo todo y los robos en otras casas", denunció. Sobre el incidente donde resultó Fernando Zerpa con heridas cortantes provocadas por un serrucho dijo que "el día anterior le apedrearon el auto a mi marido, luego apedrearon mi casa solo porque no permitimos que nuestros hijos se junten con ellos".
“Mi marido no participó”
Mariana Rivero, esposa del “Toro” Beites, también habló sobre el incidente en el que Fernando Zerpa resultó con heridas cortantes provocadas por un serrucho. “El día anterior (sábado) le apedrearon el auto a mi marido, luego apedrearon mi casa. Al otro día volvieron a hacer lo mismo. Mi hijo mayor y mi marido reaccionaron, fueron hasta la casa de los Zerpa, allí Fernando tomó un palo y lo estaba usando como una punta contra mi hijo, ambos pelearon y tomaron un serrucho, en la lucha se cortaron, pero mi marido no participó”, dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 12 meses

Que se puede esperar de la justicia de Salta, cuantos dias pasaron para detener a los agresores , no se fugaron por suerte, o quizas porque dicen la verdad,


Se está leyendo ahora