Un hombre de 45 años fue detenido en la mañana del martes por una comisión de la Brigada de Investigaciones de Tartagal, que puso fin a más de dos meses de investigaciones para dar con el autor de un brutal femicidio ocurrido en la localidad salteña de Juan Solá, o estación Morillo, pueblo ubicado a 400 kilómetros de la capital, sobre la ruta 81.
El sujeto, acorralado por el testimonio de diversos pobladores, fue detenido en el paraje puesto El Refugio, donde se hallaba escondido esperando pasar a la clandestinidad.
En el lugar la policía secuestró varias armas de fuego, como así también dos celulares con los que mantenía conversaciones con residentes en el pueblo, quienes finalmente dirigieron a los policías hasta el lugar donde se hallaba el principal sospechoso de la muerte de la joven Claudia Marisol Campos, ultimada de manera cruel en un monte cercano al camino vecinal por donde transitaba la mañana del 18 de marzo pasado.
Desde la localidad del Chaco salteño, la madre de la infortunada estudiante, Evangelina Campos, le dijo a El Tribuno -anoche- que se hallaba desconcertada por la noticia, ya que el presunto autor es un hombre vastamente conocido por la familia de la víctima.
Con su bebé en brazos, que no dejó de llorar durante toda la entrevista, dijo entre sollozos que siente algún alivio, pero que aún en esa situación le dolió saber que los medios de comunicación llegaron antes con la noticia que la propia policía.
"No entiendo por qué recién me entero, después de que el supuesto asesino de mi hija ya declaró en Tartagal. No comprendo este silencio oficial, yo soy la madre, la que sufre el dolor, la perjudicada, la que nunca va a olvidar y no me avisaron siquiera", dijo dolida mientras el pequeño bebé no paraba de llorar.
Evangelina Campos quedó con cuatro hijos menores, el último de apenas meses, cuando le arrancaron de golpe a su hija mayor, Claudia Marisol, en un caso que tiene visos de ataque sexual,.
Desde entonces la mamá se mantuvo en silencio y a la espera, pero nunca renunció a la justicia. Fueron sus familiares quienes marcharon para exigir justicia, celeridad y verdad en la investigación.
"Es que tengo otros hijos y no puedo desatenderlos", le dijo en tono casi inaudible a El Tribuno anoche.
La mujer adelantó que, a falta de respuestas en el pueblo de parte de la Policía y de la Justicia en sí, va a tener que viajar a la ciudad de Tartagal para interiorizarse sobre la marcha del proceso penal que tiene como único responsable del femicidio de la adolescentes a Sixto Damaceno Gómez, de 45 años, amigo de la familia Campos y residente en un paraje cercano al lugar donde se produjeron los hechos el 18 de marzo.
La detención
El operativo para detener al Damaceno Gómez lo realizaron efectivos de la Brigada de Investigaciones 4.
El caso quedó en manos del departamento de Investigaciones luego de que fracasaran los rastrillajes realizados en la zona por personal policial del pueblo. Días pasados el cuerpo sin vida de Claudia Marisol fue encontrado en un camino vecinal de una finca distante a 8 kilómetros de esa localidad del Chaco salteño.
Los efectivos de la unidad especial lograron llegar hasta el sospechoso luego de diversas tareas de investigación, dando cumplimiento a una orden de allanamiento librada por el Juzgado interviniente, a cargo de Nelso Aramayo. En la mañana del martes la Brigada de Investigaciones se desplazó hacia el sur de esa localidad, recorriendo el camino de Los Baldes hasta donde se procedió a la aprehensión del investigado y el secuestro de dos teléfonos celulares, una carabina, un rifle, un revólver, balas calibre 22 y una motocicleta marca Motomel. Este rodado habría sido utilizado por Gómez para llevar a la chica en el camino vecinal con la promesa de acercarla al pueblo, pero finalmente la condujo hasta el paraje Palo Blanco, donde la habría ultimado ante la negativa de la joven a mantener relaciones sexuales.
VÍCTIMA
Cientos de vecinos marcharon por las calles de la localidad del Chaco salteño, sobre la ruta nacional 81, para pedir por Claudia.
Su cuerpo fue encontrado sin vida con el cráneo destrozado. La falta de información en el pueblo es notoria. Según un periodista de una radio local, la Policía no permite que el pueblo tome conocimiento de los hechos que allí suceden. “Eso está mal”, dijo Luis Ibarra.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nely Soto
Nely Soto · Hace 6 meses

PORQUE TAPAR LO EVIDENTE POR PARTE DE LA POLICIA SERÁN POBRES PERO NO TONTOS LOS HABITANTES DEL NORTE SALTEÑO ES UNA VERDADERA DISCRIMINACIÓN ESO DE NO DEJAR QUE SE SEPA LO OCURRIDO VAMOS JUSTICIA ACTÚEN , HAY VIOLACIONES Y MUERTES EN EL MEDIO Y LO MÁS NIÑOS HUÉRFANOS POR CULPA DE DEGENERADOS MALPARIDOS.-


Se está leyendo ahora