Tras diez largos años en la clandestinidad, en la tarde de ayer el ciudadano boliviano Reynaldo Delfín Castedo fue detenido por la Gendarmería, a instancias de la Justicia Federal, en una calle de la localidad bonaerense de Ituzaingó.
Estuvo sindicado en su momento como el jefe de una organización de narcotráfico en la frontera norte y se lo asoció por entonces con el crimen de una pequeña productora rural, también vinculada con el tráfico ilegal, ajusticiada en la localidad fronteriza de Salvador Mazza.
El operativo fue un trabajo hecho en conjunto por personal de Gendarmería Salta y Buenos Aires, con apoyo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).
Castedo es el supuesto autor intelectual del crimen de Liliana Ledesma, asesinada hace diez años en Salvador Mazza por resistirse junto a otros pequeños productores a ser desalojada de los caminos vecinales por donde se traficaban toneladas de cocaína.
Hace pocos días, su hermano, Raúl Castedo, quien había sido extraditado, fue imputado por el mismo crimen.
No trascendió si Delfín Castedo al momento de su detención utilizaba una identidad falsa para habitar en suelo argentino, ya que la Justicia argentina tenía un pedido de captura librado hace años y del cual el ahora detenido no podía desconocer.
Reynaldo Delfín Castedo, trascendió, será conducido hacia la capital salteña.
La historia del clan
La caída del supuesto clan de narcotraficantes comenzó a desmoronarse con el asesinato de una mujer, Liliana Ledesma. Desde ese momento se decidió investigar las vinculaciones con el narcotráfico que tendría el crimen y su cercanía con la narcopolítica, que años después afloró con comentados casos en las provincias del norte de la República.
En los meses que siguieron al crimen adjudicado en el grado de la autoría intelectual a Delfín Castedo, una investigación periodística de profesionales italianos señaló al entonces prófugo como "capo de la venta de drogas" a Europa, sobre todo a Italia. El expediente gira en la historia y el móvil del crimen de Liliana Ledesma, una mujer de 37 años asesinada de siete puñaladas el 21 de septiembre, luego de que denunciara públicamente al diputado Ernesto José Aparicio.
Días antes esa mujer aseguró que Aparicio había mandado a matar de diez balazos a su marido, quien trabajaba para él como narco. Por el asesinato fue detenida la hermana de Aparicio, Graciela, acusada de haber entregado a Ledesma a sus asesinos. Dos hombres fueron arrestados como presuntos autores materiales del crimen: Aníbal Tárraga (pareja de Graciela Aparicio) y su amigo Lino Moreno.
Poco después se conocían los nombres de los otros dos denunciados: los hermanos Raúl y Reynaldo Delfín Castedo.
El entonces juez federal Raúl Reynoso, hoy suspendido, confirmó que los hermanos Castedo eran investigados por una presunta vinculación con una red internacional de narcotraficantes ligada al caso carbón blanco (el envío a Europa de toneladas de cocaína disimuladas en bolsas de carbón).
Uno de los criminales, Lino Moreno, habría confesado su participación y habría señalado que los hermanos "habían encargado el trabajo".
Los Castedo mantenían un perfil relativamente bajo. Pero se conoció una investigación italiana que los puso en el máximo nivel. Un artículo publicado por el diario romano Il Giornale, sobre una red de tráfico internacional, dice que se estaba enviando cocaína desde un cartel argentino al cartel de los Losano, y que quien lo recibía era Morgan Marco Ulivieri, hijo de una condesa italiana.

Embed

Los hermanos

El 6 de julio el juez de Garantías 2 en feria, Fernando Mariscal Astigueta, imputó al extraditado Raúl Amadeo Castedo como presunto autor responsable del delito de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y alevosía en grado de coautor en perjuicio de Liliana Ledesma.
Junto con la imputación, el juez rechazó el pedido de libertad formulado por los codefensores de Castedo.
Castedo quedó a disposición conjunta del Juzgado Federal de Orán y de la Justicia ordinaria de Tartagal.
Raúl Castedo prestó declaración indagatoria luego de 10 años cuando junto a su hermano Delfín huyó de la Justicia argentina que, al parecer, no los olvidó.
El juez Mariscal Astigueta tramita la causa luego de que el juez de Garantías 1, Nelso Aramayo, declinara su competencia inhibiéndose de actuar.
La competencia final sobre el sonado caso, que ya lleva diez años, deberá ser resuelta por la Sala II del Tribunal de Impugnación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 2 meses

¿Porque la mayoríade las notas de El Tribuno son tendenciosas y no dicen la verdad íntregra. Por un lado habla de Liliana Ledesma y dicen que era una pequeña productora rural, pero TAMBIEN VINCULADA AL TRAFICO ILEGAL, (¿)luego de que denunciara públicamente al diputado Ernesto José Aparicio. Acá omiten decir que este desgraciado era referente de J:C: Romero en el norte. En fin, no debería extrañarnos de las notas de uds.

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 2 meses

mi estiamdo J A Perez ......esta CONEXION LAS AUTORIDADES LA SABEN DESDE HACE AÑOS......lo mmismo esta pasando conel CASO REYNOSO.............los actuales Jueces ,Fiscales ....estan haciendo eltrabajo para el entorno del Gobierno Provincial Actual ....Muy comprometidos .....al fianl se quedaron con el gran negocio....el NARCO.........estan involucrados Sres cercano al NIÑO MALCRIADO.....que estan sentados en la actualidad en la LEGISTLATURA............este TEMA NUNCA ACABARA....POR LA COMPLICIDAD Y LOGISTICA DEL GOB DE TURNO.........SIEMPRE FUERON COMPLICE.......una prueba esta lo que ocurre en SALVADOR MAZZA....cuando la Prov tomo medida alguna ...con el trafico de los BAGAYEROS.....????? CUANDO.....?????

Se está leyendo ahora