Dos conocidos cuatreros que asolaban los parajes de Rivadavia Banda Sur finalmente fueron atrapados en un camino vecinal, cuando estaban haciendo traspasar de jurisdicción tres animales vacunos, a los cuales les habían cambiado las señales y marcas.
La Policía trasladó a los delincuentes y a los animales robados hacia la sede policial poniendo a los detenidos a disposición de la Justicia de Orán.

Un gran problema

El abigeato sigue siendo uno de los problemas que sufren los ganaderos de la zona de Rivadavia Banda Sur.
Fuentes del lugar señalaron ayer a El Tribuno que los robos, las roturas de alambrado y los animales que logran huir heridos son materia de denuncias continuas.
Tras una llamativa seguidilla de robos, el personal policial del destacamento de esa localidad puso una guardia nocturna en los principales caminos interprovinciales.
Es así que en la madrugada del lunes se detectó una camioneta en el sector de La Balanza, ubicada en el camino vecinal de dicha localidad y próxima a la ruta 13 que empalma a la provincia del Chaco.
Al ver la aproximación del móvil 1497 del destacamento policial los cuatreros emprendió una rápida retirada del lugar, siendo perseguidos hasta que fueron detenidos.
La camioneta cargada con tres animales robados era conducida por D. R. Carrizo (a) Conejo, de 46 años, a quien acompañaba H. Escobar de 20 años.
Los cuatreros transportaban tres vacunos a los que les habían efectuado un corte como marca en las oreja de las cuales aún manaba un hilo de sangre.
Carrizo es un conocido cuatrero en la zona, y un eterno prófugo de la Justicia. Tras su detención confesó que los animales eran trasladados a la provincia del Chaco donde se los vendía a precio de carnicería.
Los detenidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía 3 de Pichanal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora