La investigación del crimen del niño de dos años que fue encontrado asesinado en la localidad balnearia de Ostende dio un giro de 180 grados.
La madre, Claudia Ayala, fue detenida el lunes por la noche por las contradicciones en su declaración ante el fiscal Juan Pablo Calderón.
El relato de la joven indicaba que el sábado se encontró con su expareja, a quien describió como "alcohólico", con quien entabló una fuerte discusión por ver quién se quedaba con Benjamín y, como el niño no paraba de llorar, Aguilera lo estranguló hasta matarlo y luego se deshizo del cuerpo. La muerte habría sobrevenido por taparle la boca con la mano.
Con esa información se ordenó por la tarde la inmediata detención del padre, Leonardo Aguilera, de 30 años, del que está separada, y quien tiene otros tres hijos con otra mujer y es oriundo de la localidad de Maipú.
Horas después, ante la inquisitoria del fiscal, Ayala no habría podido sostener esa versión y se quebró. Según revelaron fuentes con acceso a la investigación, la chica se contradijo en reiteradas oportunidades, por lo que el fiscal dio por terminada la audiencia testimonial en la madrugada y dispuso la detención de la mujer. Ayer por la mañana la imputó por el homicidio y tiene previsto indagarla como "única sospechosa".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Sergio Gomez
Sergio Gomez · Hace 13 meses

Esto de que la mujer es una santa y siempre tiene la culpa el hombre siempre trae complicaciones a la hora de determinar culpables!! Las leyes argentinas hechas pal ojet...! Por suerte el tipo esta vez safo!

maria lopez
maria lopez · Hace 13 meses

a esa maldita deberian castrarla antes que nada


Se está leyendo ahora