Personal de la Brigada de Investigaciones detuvo en la noche del lunes a Julio Enrique Casimiro, a quien se le imputa haber apuñalado en el tórax a Sebastián Matías Rodríguez, en una disputa por drogas.
El sujeto, conocido en el ambiente como proveedor y consumidor de todo tipo de estupefacientes, el pasado sábado 19 apuñaló en el tórax a uno de sus clientes, luego de una discusión vinculada a transa de estupefacientes.
Desde ese mismo momento Casimiro pasó a la clandestinidad y se refugió al parecer en distintos domicilios de la zona este de la capital.
En tanto se conoció que la víctima es Sebastián Matías Rodríguez, quien fue intervenido quirúrgicamente poco después que ingresara al hospital San Bernardo y se encuentra aún hoy internado en dicho nosocomio.
La fuga
Luego de fugarse del lugar donde apuñaló a Rodríguez, el dealer comenzó a recorrer distintos puntos de la ciudad en busca de impunidad.
A sabiendas de su adicción efectivos de la Brigada de Investigaciones montaron vigilancia sobre la laguna en desagote que se encuentra en la zona este, detrás de una conocida industria de cerámicos.
Allí se reúne la cantidad más grande de adictos de la zona este, por su proximidad al barrio 20 de Junio, catalogado como uno de los centros de distribución de droga más fuertes de la capital.
En la noche del lunes se logró la detención de Julio Enrique Casimiro, alias "Jetón", en un sector de villa Juanita conocido como "La Laguna".
La Fiscalía Penal de Graves Atentados contra las Personas 4, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio, le imputó por el delito de tentativa de homicidio simple en contra de Rodríguez por el episodio sucedido el pasado 19.
En esa ocasión una diferencia con la víctima por un tema vinculado a la venta de estupefacientes provocó el ataque en el pecho con un cuchillo de gran tamaño.
La víctima fue trasladada en código rojo por el Samec al hospital San Bernardo donde permanece aún hoy en estado grave y con alto riesgo de vida.

La laguna, un cementerio humano

La zona de la famosa laguna de villa Juanita es de una conocida peligrosidad. Los vecinos de los barrios aledaños viven prácticamente con sus casas totalmente enrejadas, incluso los negocios.
Muchos de ellos atienden apenas se pone el sol a través de ventanas con rejas.
Cientos de adictos de esta capital merodean la zona desde tempranas horas y en la madrugada se juntan en la laguna para todo tipo de transas.
A pesar de las quejas y la desesperante situación de muchos jóvenes, todos de alguna manera miran para otro lado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...