La Policía de la ciudad de Santa Mónica (EEUU) detuvo a un hombre con armas de asalto y posibles explosivos, que planeaba ir al Desfile del Orgullo Gay en Los Ángeles, informó el alcalde angelino, Eric Garcetti, quien aseguró en una rueda de prensa que las autoridades no ven una conexión entre este arresto y la matanza ocurrida en Orlando (Florida), donde un hombre armado acabó con la vida de al menos 50 personas e hirió a otras 53 en el club homosexual Pulse. "Quiero que todos los que están aquí sepan que estamos seguros y estamos protegidos. Nuestros agentes de las fuerzas de la ley están aquí", señaló el alcalde en el comienzo del Desfile del Orgullo Gay en Los Ángeles. Garcetti no dio más detalles, pero el diario Los Angeles Times, que citó a fuentes de las fuerzas de seguridad, indicó que la Policía de la ciudad californiana de Santa Mónica halló rifles de asalto, munición y posibles explosivos en un automóvil situado en el cruce de Olympic Boulevard y la Calle 11, a primera hora de la mañana de ayer.

Refuerzan la seguridad

La Policía de Washington reforzó ayer la seguridad en el Festival del Orgullo de la Capital, que congrega a miles homosexuales, tras la masacre en un club gay nocturno de Orlando (Florida), informó la alcalde de la ciudad, Muriel Bowser.
En un comunicado, Bowser afirmó que la jefa de la Policía de la capital estadounidense, Cathy Lanier, le comunicó que se acordaron "medidas de seguridad" adicionales después de la matanza de ayer, que causó al menos 50 muertos y 53 heridos. El Departamento de Policía de Washington confirmó en un breve mensaje que habrá una "presencia extra" de agentes en el festival, que cada año congrega a unas 100.000 personas en el centro de la ciudad.
"Ayer, sentimos una gran tristeza tras conocer la tragedia en Orlando", señaló Bowser, quien recordó que entre hoy y mañana habrá un Desfile del Orgullo Gay, al que asistirán miles de personas en un ambiente festivo. La Alianza del Orgullo de la Capital, organizadora del certamen, indicó que el evento se celebrará, como estaba planeado, y se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de Orlando.

La campaña política en el medio

Los disparos de un fusil estallaron ayer en la disco Pulse de Orlando, pero es seguro que hizo blanco en el corazón de la campaña electoral de EEUU, donde Donald Trump radicaliza su discurso en pos de una mayor seguridad y la demócrata Hillary Clinton busca no perder votantes siguiéndole el paso a una cada vez menor prudencial distancia. Hace unas horas, en la Cumbre de la Fe y la Libertad a la que asistieron miles de evangelistas, Trump volvió a cargar contra su adversaria acusándola de "promover la abolición de la Segunda Enmienda" constitucional que permite la posesión de armas. Clinton, en cambio, buscó hasta ahora un camino alternativo transformándose en acompañante de quienes buscan imponer restricciones para reducir las más de 30.000 muertes que las armas de fuego provocan por año. Hace cinco, encabezó un acto en Florida con la madre de Trayvon Martín y otros padres que perdieron a hijos en casos de violencia.
Christina Grimmie

La otra tragedia

La ciudad de Orlando, en Miami quedó muy golpeada. El sábado la cantante estadounidense Christina Grimmie (de 22 años) fue asesinada en pleno espectáculo.
Un hombre disparó en Orlando contra la artista de 22 años al final de la actuación, antes de suicidarse; no se conocen los motivos. Grimmie tenía 22 años y estaba cantando con la banda Before you Exit. La cantante estadounidense Christina Grimmie, conocida por su intervención en el popular programa de televisión "The Voice", murió tras recibir varios disparos al finalizar uno de sus conciertos en Orlando, Estados Unidos. El presunto autor de los disparos se suicidó después de que el hermano de la cantante lo derribara, en una rápida acción que la policía considera que ayudó a evitar más víctimas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora