En el marco del Operativo Fronteras que desarrolló Gendarmería Nacional, personal de la Unidad de Investigaciones y Procedimiento Judiciales Orán detuvo ayer a Daniel Contreras, hermano de Antonio Contreras, exjefe de AFIP Orán y actualmente personal de Aduana local.
Según reveló una fuente de la investigación, el detenido es el propietario de la concesionaria donde se realizó uno de los allanamientos en el marco de una sofisticada investigación.
También fue detenido un exgendarme, de apellido Pons, quien fuera dado de baja de la fuerza en su momento por un caso de cohecho.

Antecedentes

Los efectivos de los escuadrones 20 y 45 Salta de Gendarmería Nacional llevaron a cabo un procedimiento en varios puntos del norte argentino en julio de este año.
En el puesto fijo de Joaquín V. González, registrando un automóvil marca Volkswagen, detectaron en los paneles internos de las puertas 8 kilos 285 gramos de cocaína.
La investigación posterior determinó la forma de operar de la organización.
La misma era bastante singular, pues los narcos habían abierto concesionarias en Orán, Resistencia (Chaco) y Corrientes.
Los autos se "vendían" a clientes de las distintas ciudades y también se exhibían en las diferentes concesionarias del grupo. Había vehículos "marcados" que pasaban siempre por Orán. Allí eran cargados con la droga que luego se llevaba a las ciudades del nordeste del país.
Los autos fueron secuestrados de la concesionaria de Contreras. Eran utilizados para el transporte de cocaína y servían de pantalla para exhibirlos en las concesionarias involucradas.
Antonio Contreras, más conocido como Tony Contreras, seudónimo con el que llevó adelante su campaña a intendente en las últimas elecciones, además de presentarse como referente de La Cámpora en Orán, desmintió públicamente esa información manifestando que fue él mismo quien renunció al cargo para llevar adelante su candidatura.
Finalmente desde hace algunas horas su hermano Daniel se encuentra detenido en el Escuadrón 20 Orán de Gendarmería Nacional.

Al santuario blanco

El negocio de la droga arrancaba con exhibiciones y ventas de vehículos de alta gama en las concesionarias ubicadas en Orán, Resistencia y Corrientes.
Pero terminaba cerrándose en el santuario dedicado a San La Muerte, ubicado en la localidad correntina de Mariano Indalecio Loza.
Allí era el punto de reunión de la mercancía y sus mercaderes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora