Cuatro hombres fueron demorados por las sospechas de haber participado en la sangrienta emboscada que terminó con la vida de un comerciante jujeño en General Pizarro. Se trata de tres changarines y un camionero, quienes transportaban tomates en el momento del crimen, producto que las víctimas, todas oriundas de Perico, Jujuy, iban a comprar.
"Una primera carga de cajones de tomate se había realizado en Jujuy, luego esta gente tenía que venir a cargar más, unos 600 cajones, en un finca al fondo de Pizarro", explicó el director de Investigaciones de la Policía, Sergio Suárez. "En el camino de regreso desde la finca del fondo hacia el pueblo el camión, ya cargado con 1.200 cajones de tomate, iba adelante y la camioneta en la que viajaban los comerciantes atrás. En un momento, unos dos kilómetros antes de llegar al pueblo, uno de los changarines del camión le hizo seña a la camioneta para que parara porque supuestamente la carga se había desacomodado. Los dos vehículos frenaron y ahí se produjo el asalto", relató.
Un hombre de baja estatura se aproximó a la Toyota Hilux, le tocó la ventanilla al conductor, Sergio Ávila, y este trabó las puertas con seguro. El delincuente le disparó tres veces. Uno de los proyectiles le dio en el corazón a Ávila y murió. Los otros dos le dañaron extremidades.
El ladrón se dirigió hasta la ventanilla del acompañante, donde estaba el hermano de Ávila, quien perplejo por tener a su hermano moribundo esbozó: "Por favor, ya está". Sacó 40.000 pesos que llevaba para pagar parte de la carga y se los entregó. Al bajar de la camioneta, y pese a la decisión de entregar el dinero, recibió un disparo en uno de sus brazos. Fue derivado primero al hospital zonal y luego al San Bernardo. El tercer acompañante resultó ileso.

Llevaban más dinero
"Evidentemente el camión paró para que se llevara a cabo el asalto, si no nada hubiera sucedido. Los changarines tienen vinculación con el asaltante. Las víctimas llevaban en total unos 100 mil pesos. Se aguardará hasta que los sospechosos declaren ante el fiscal Guzmán", dijo Suárez.
Sobre las quejas de productores, comerciantes y vecinos, que aseguraron sentirse indefensos e inseguros en épocas de cosecha, Suárez expresó: "Se realizan operativos preventivos en forma conjunta con la Unidad Regional 5, pero en la mayoría de los casos las cargas de frutas y verduras se realizan en el monte, en las fincas, lugares inhóspitos y en esa zona, principalmente en la ruta 5, no hay señal de celular", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora