Los conflictos que muchos municipios salteños afrontan no dejaron afuera a La Poma, pueblo de bellezas naturales únicas en los Valles Calchaquíes, distante a unos 230 kilómetros de la Capital.
El nuevo intendente, Juan Edgardo Mamaní, no dudó en asegurar que en materia económica el municipio está en una situación crítica: "Estamos muy mal. El desmanejo de los últimos años fue importante y ahora, planificar y poner en marcha las ideas, proyectos y propuestas que tenemos se nos diluyen".
Para Mamaní, la prioridad de los primeros días está centrada en solucionar deudas con los empleados, porque no se abonó la ayuda económica, entre otros gastos que es necesario aclarar y regularizar. El problema no es desconocido para los funcionarios de Hacienda provincial, donde el intendente recibió el compromiso de ayuda inmediata.
Los últimos días de diciembre, el exintendente (Abraham David Choque) firmó el pase a la planta permanente de empleados con quienes tenía compromiso político. "La cantidad de personal nos complica el pago, por eso con el contador de la comuna analizamos caso por caso, no solamente de La Poma sino de los parajes cercanos que dependen de la comuna. Algunos quedaron fuera del esquema, situación muy difícil para esta nueva administración", remarcó.

Solo coparticipación
Tras el relevo del personal, el jefe comunal dijo que ahora hay 56 empleados, "y nosotros dependemos exclusivamente de la coparticipación, no tenemos otros ingresos para afrontar los sueldos y otros gastos. Y para colmo, están apareciendo cheques diferidos para cobrar, lanzados por Choque. Cuando recibimos la coparticipación ya ingresa con los descuentos. Son cheques de proveedores como talleres mecánicos, corralón, particulares e inclusive uno que se pagó a sí mismo", reveló.
Mamaní remarcó que esto genera bronca e impotencia, "porque apenas llegamos con el dinero, estamos economizando al máximo".
"Pretendo tener los sueldos al día porque es el incentivo para que los empleados trabajen a gusto y haya productividad. El segundo objetivo inmediato es recomponer el parque automotor porque quedó destruido. Nuestra geografía exige movilizarse con vehículos aptos para el campo y estamos reparando un tractor que brinda servicios a los cultivos de los pequeños productores. Preveo comprar herramientas y maquinarias agrícolas como arados, rastras, cortadoras de alfa y otras", anticipó.
La producción local
La arveja es el principal cultivo en La Poma, seguido de la zanahoria y la papa, productos que requieren una importante cantidad de mano de obra, sin descuidar la ganadería como otra fuente productiva que gana su lugar en la zona.
"En estos días y hasta febrero se trabaja en la cosecha de arveja. Inmediatamente después le sigue la zanahoria y hacia fines de marzo y abril comienza la papa, todo lo cual se ubica en el Cofruthos y también se vende a jujeños. A partir de mayo, el municipio absorbe a la gente para que no quede sin trabajo y en ese periodo de invierno se emplean en obras públicas. Los trabajos están planificados, pero todo dependerá si superamos este mal momento económico", explicó.
Respecto de las obras previstas, Mamaní priorizó las redes de cloacas y agua para unas 600 viviendas, particularmente en barrios nuevos o construcciones del casco central del pueblo. Finalmente, el intendente aseguró que impulsará el turismo a partir de trabajos básicos para recibir al visitante "con comodidades esenciales".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia