Luego de los tarifazos, la escalada inflacionaria y la devaluación el presidente Mauricio Macri anunciará en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso que enviará un proyecto de ley para que quienes cobren una jubilación mínima, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y el Plan Progresar se beneficien con una devolución del impuesto al valor agregado (IVA) en la compra de alimentos básicos.

El proyecto oficial contempla una baja de 15 puntos del IVA para algunos productos (los que pagan el 21%) y del total para otros (los que tributan el 10%), aunque ésta es una precisión que aún no está definida. La intención del Gobierno es que la rebaja empuje una bancarización (una formalización) de millones de argentinos.

Además, el Gobierno aclarará que se trata de una devolución y no de una rebaja, con la intención de que el beneficio vaya al consumidor y no se pierda en la cadena de valor de producción, distribución y comercialización de los alimentos. Entonces, ante la compra de un alimento con una tarjeta magnética, el beneficiario recibiría directamente la devolución.

La incidencia de la totalidad de los impuestos sobre el precio al consumidor en un producto alimenticio (con un IVA del 21%) es de 44,1%. Por lo tanto, el otro 55,9% cubre los costos del empresario y proporciona su rentabilidad. Según ese cálculo, el peso impositivo total se compone de IVA (17%), seguridad social (9,2%), impuesto a las ganancias (4,9%), ingresos brutos (7,7%), impuesto al cheque (2,6%), impuesto municipal (1,7%) e impuestos sobre dividendos (0,6%).


Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...