El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo. Es una fecha crucial para recordar la importancia del agua dulce y la defensa de su gestión sostenible.
Se realiza desde hace 23 años y cada año se dedica a un tema íntimamente ligado con el recurso hídrico. En 2016 el lema es el agua y el trabajo (water and job).
Como no podía ser de otra manera, el presente Día Mundial del Agua está coordinado por la Organización Integral del Trabajo (OIT) en representación de Naciones Unidas. La OIT promueve los derechos laborales, fomenta las oportunidades de empleo decente, mejora la protección social y refuerza el diálogo en las cuestionas relativas al trabajo.
En cuanto a la fecha que nos incumbe, hoy, "agua y trabajo" hace referencia a cómo tanto el agua como el trabajo tienen la capacidad de transformar la vida de las personas: el agua es esencial para la supervivencia y el medio ambiente, y la economía y el trabajo decente proporcionan ingresos y allanan el camino hacia los avances sociales y económicos.
Y es que hoy en día cerca de la mitad de las personas que trabajan en el mundo, aproximadamente 1.500 millones de personas lo hacen en sectores relacionados con el agua. También es cierto que la gran mayoría de puestos de trabajo dependen del agua. Sin embargo, a menudo esta actividad no se reconoce ni está protegida por los derechos laborales básicos.
La misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) pone un ejemplo para explicarlo: "Una niña camina durante horas para recoger agua para dar de beber a su familia. Es un trabajo no pagado y no reconocido. Si tuviera garantizado el acceso al agua, podría ir a la escuela".

La vida misma

El agua es un recurso esencial para la vida, tanto que en exploraciones a otros planetas su presencia es indicio de otras formas de existencia.
Lo cierto que es este componente de la naturaleza, castigado por la contaminación y el fantasma de la escasez, debe ser cuidado porque -con su simpleza- trae amplios beneficios para la salud.
Para protegerlo, en todo el mundo se celebra el Día mundial del Agua. La fecha se remonta a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en la que se propuso designar un lugar en el calendario para revistar cuestiones sobre el asunto. Así, el 22 de marzo de 1993 se festejó el primer Día Mundial. Cada año, ONU - Agua, la entidad que coordina el trabajo de la Organización sobre el agua y el saneamiento, establece un tema para el día, correspondiente a un desafío actual o futuro.
En 2016, como ya lo mencionamos, se reflexiona sobre el agua y el trabajo.
Ban Ki-moon , secretario general de la ONU, explicó: "Para eliminar los múltiples problemas relacionados con el agua debemos trabajar con un espíritu de cooperación urgente, con mente abierta a las nuevas ideas y la innovación, y dispuestos a compartir las soluciones que todos necesitamos para un futuro sostenible"

Beber agua por la salud

Los expertos coinciden en que la ingesta de 8 vasos de agua al día, o más específicamente un vaso por cada hora en actividad, acarrea numerosos beneficios. Así, beber agua reduce el riesgo de contraer enfermedades cardíacas, ayuda a mantener un peso saludable, aumenta los niveles de energía, elimina toxinas, facilita la digestión y genera una piel elástica y sana, entre otras cuestiones. Además, en lo referente al uso de la voz, la fonoaudióloga salteña Mirian Musso recalcó: "Para hidratar el cuerpo se deben ingerir dos litros de agua por día y con respecto a la voz, ese consumo genera la humectación ideal de las cuerdas vocales", destacó.
Este recurso no es infinito
Los especialistas ambientales coinciden en que es fundamental no dejar correr el agua potable y hacer un uso medido para el consumo personal y la limpieza de alimentos. Para otras cuestiones, como lavar el auto, se recomienda la utilización de agua de lluvia que se recolecta mediante sistemas sencillos que pueden instalarse con facilidad en los hogares. Un estudio de la ONU estimó que para el año 2025 dos tercios de la población mundial se enfrentará a una crisis de acceso al agua potable, con todo tipo de conflictos humanitarios, económicos y políticos.

Algunos datos interesantes

1. ¿Por qué no se bebe el agua salada?
El agua salada es un fluido hipertónico, es decir que tiene una salinidad mayor a la tolerada por el cuerpo humano. La salinidad de nuestro cuerpo es de 9, y el agua de mar tiene una salinidad de 35. Ingerir tanta sal nos causa diarrea y vómitos, lo cual nos lleva a la deshidratación y, eventualmente, a la muerte.
2. ¿Cuántas personas no acceden al agua potable?
780 millones de personas al rededor del mundo no acceden al agua potable necesaria. Principalmente se trata de las personas más pobres en los países más pobres del planeta, aunque también en algunos países ricos aún hay gente que no accede al agua potable.
3. ¿Cuánta agua se necesita?
Se necesitan 450 litros de agua para producir un huevo de gallina, 7.000 litros para refinar un barril de petróleo crudo y 148.000 litros para fabricar un automóvil.
4. ¿Cuánta agua hay en nuestro cuerpo?
Se estima que, aproximadamente, el cuerpo de un hombre está compuesto en un 60% de agua y el de una mujer, en un 55%. Los bebés están hechos aproximadamente de un 75% de agua.
5. ¿Cuánta agua debemos beber?
Se dice que debemos beber dos litros de agua al día. Pero la cantidad depende de factores como la edad, el peso, las condiciones de salud y las actividades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora