En el marco de las actividades que se realizaron en Salta por el Día Mundial de la Salud Mental -establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 10 de octubre de cada año- es importante destacar un par de puntos previstos por la Ley Nacional de Salud Mental N§ 26.657 y algunas recomendaciones a tener en cuenta por los medios de prensa y la sociedad en su conjunto.
La Ley Nacional de Salud Mental 26.657, define a la salud mental como "un proceso determinado por componentes históricos, socioeconómicos, culturales, biológicos y psicológicos cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la concreción de los derechos humanos y sociales de toda persona" (artículo 3). Y en su artículo 1§ establece como su objeto, asegurar el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas y el pleno goce de los derechos humanos de aquellas personas con padecimiento mental que se encuentran en el territorio.
Esta ley, constituye un paso muy importante hacia un cambio de paradigma en nuestro país y avanza en adecuar la legislación nacional a los estándares internacionales de derechos humanos que poseen jerarquía constitucional en nuestro país y la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, ratificada por Argentina en 2008).
Cabe recordar que ese cambio de paradigma significa pasar del modelo asilar-tutelar de atención a un modelo comunitario, cuyas experiencias en el mundo arrojan resultados beneficiosos no solo para la persona directamente involucrada sino para el conjunto de la sociedad. Esto es así ya que el modelo asilar-tutelar ha llevado a que las personas con padecimiento mental sean obligadas a someterse a procesos de internación sin su consentimiento; concebidas como objeto de tutela, negando su capacidad para tomar decisiones y hospitalizadas durante largos períodos en donde sufren maltratos.
También la ley establece que "las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de salud mental. Las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos los derechos y garantías que se establecen en la presente ley en su relación con los servicios de salud" (artículo 4, Ley 26.657). De ese modo, se reconoce al uso problemático de drogas como una de las formas de padecimiento mental que podemos atravesar las personas.
Por último, con respecto a la medicación, es importante destacar que la ley nacional dispone que: "La prescripción de medicación solo debe responder a las necesidades fundamentales de la persona con padecimiento mental y se administrará exclusivamente con fines terapéuticos y nunca como castigo, por conveniencia de terceros, o para suplir la necesidad de acompañamiento terapéutico o cuidados especiales [...]. Debe promoverse que los tratamientos psicofarmacológicos se realicen en el marco de abordajes interdisciplinarios" (artículo 12).
En este sentido, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) recomienda a los medios de comunicación:
Dar visibilidad en la agenda mediática al problema de la salud mental.
Relevar y difundir que favorezcan la inclusión social.
Sensibilizar a la comunidad respecto de la importancia que entraña el cambio de paradigma y de la necesidad de reconocer a las personas con padecimiento mental como sujetos de derecho.
Utilizar terminología adecuada: personas usuarias de salud mental; personas con padecimiento mental o personas con discapacidad psicosocial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia