"Se les pagó todo lo que se les debía, eran unos cuantos los que reclamaban y la situación ya se normalizó; pero la nota que salió en El Tribuno nos perjudicó", le dijo Hugo Ortiz a esta corresponsal del diario en Tartagal.
El titular de Cherenta, una de las 6 cooperativas que tienen a su cargo la construcción de viviendas para las comunidades originarias, se refirió así a la denuncia pública que realizó un grupo de obreros, que reclamaba el pago de dos meses de salarios atrasados.
Según Ortiz, dirigente de la etnia guaraní, todo quedó normalizado para quienes reclamaban salarios atrasados y durante la semana anterior se manifestaron en dos viviendas de villa Saavedra exigiendo la presencia de algunos de los responsables de las obras.
Por otra parte, un hombre que se comunicó con El Tribuno, y que se identificó como ingeniero Jorge Alejandro Cabrera, manifestó ser el encargado técnico de las obras de construcción de más de 700 viviendas en las comunidades ubicadas a la vera de la ruta nacional 86.
"Yo entiendo la necesidad que tiene la gente de cobrar, pero muchas veces les explicamos que escapaba a nosotros solucionarles el tema, porque esta nueva administración nacional, cuando se conoció el caso de Milagro Salas, puso restricciones al retiro de dinero", explicó el ingeniero.
Y continuó: "Antes no había problema porque se podía retirar todo el dinero para el pago del personal, pero desde hace algunos meses el presidente de la cooperativa Cherenta, Hugo Ortiz, solo puede retirar hasta $250.000 por semana".
"Eso porque en base a una normativa del propio banco, se estableció que las cooperativas no pueden retirar más de $50.000 en forma diaria. El banco exigía que se abra una cuenta corriente y recién allí, al abrir esa cuenta, se pudo extraer el dinero", dijo.
Cabrera ahondó en detalles y precisó que "lo que se retira por mes del Banco Nación Argentina son alrededor de 3 millones de pesos para el pago de sueldos, cada uno de los cuales ronda los $7.500. Esa cooperativa tiene unos 400 obreros y era muy complicado bancarizarlos, porque hay mucho movimiento de personal".
Y detalló que "si solo se puede retirar $50.000 por día se complica cumplir con todo el personal en tiempo y forma".
Luego agregó que los recursos bajan de Desarrollo Social de la Nación a la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, que deposita los fondos a favor de Cherenta y las otras 5 cooperativas que en el norte construyen viviendas sociales.
"El programa se inició en 2014 y los recursos son de la Nación. Hubo un parate con el cambio de Gobierno, pero después de la inspección que nos hicieron todo funciona normalmente. De las 700 viviendas que estaban previstas, las más atrasadas son alrededor de 150. Con la denuncia que hicieron los obreros disconformes, seguro se terminarán de ejecutar esas casas, pero es probable que no le den a Cherenta otras obras". Pero el reclamo de los obreros para cobrar existió realmente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora