La vicepresidenta Gabriela Michetti dio hoy de baja por decreto un total de 2.035 contratos de empleados de la Cámara alta, dispuestos por el expresidente del Senado Amado Boudou en los últimos diez meses. Las designaciones significaban "un aumento de la plantilla permanente del 146 por ciento y un crecimiento del presupuesto salarial del Senado del 80 por ciento: pasó de 2.400 millones a finales de 2014, a 4.320 millones proyectados para todo el 2016, sin contar con los aumentos paritarios", se informó oficialmente.

En su cuenta de la red social Twitter, la Vicepresidenta resaltó que "no es posible que un desmadre administrativo del Senado caiga sobre la espalda de los propios trabajadores y de los contribuyentes". Se trata de empleados que habían pasado a planta permanente en la Cámara alta a través de tres decretos de Boudou, dos del 26 de enero y uno del 3 de noviembre de 2015, y que "integraban la planta política", se informó oficialmente en un comunicado.
"El exvicepresidente violó todas las reglas de ingreso y promoción que protegen la carrera administrativa de los trabajadores (Ley 24.600). Puso en crisis, además, el presupuesto para 2016. La medida tomada por Michetti busca garantizar el pago de los salarios: si hoy el Senado quisiera hacer frente al pago de sueldos, sin aumentos, ya tendría un déficit de 570 millones", se indicó en el texto oficial. En declaraciones a radio Mitre, Michetti manifestó que el pase a planta permanente de los 2.035 empleados representa una "bomba" para el Senado porque "desde el punto de vista de la masa salarial" implica un "aumento del 80 por ciento" del gasto.
Para la acompañante de Mauricio Macri en el Poder Ejecutivo, la medida adoptada por Boudou no tiene "ninguna justificación" porque "no aumentó la cantidad de senadores" ni las "funciones de la Cámara" en los últimos años. "Yo no puedo pagar los sueldos del Senado con esos decretos", advirtió la dirigente del PRO, que a su vez enfatizó que "el Estado no tiene que ser un botín de guerra o una bolsa de trabajo para un sector político". En tanto, destacó que cuenta con el apoyo de todos los presidentes de todos los bloques de la oposición en la Cámara Alta, incluido Miguel Pichetto del Frente para la Victoria, de quien señaló que tuvo una actitud "honorable".
"Cuento con el apoyo de Pichetto, de Rodríguez Saá, del radicalismo. Todos me están apoyando porque ellos sienten que se desprestigia la actividad del Senado", ponderó. Como parte de la misma decisión de anular los contratos por decreto, que no tiene antecedentes en la historia argentina, Michetti dispuso además que se revisen las 2.317 recategorizaciones que ordenó Boudou antes de dejar su cargo y que -según informó la presidencia del la Cámara- "también supuso un enorme aumento en el gasto del Senado". Con ese objetivo se creará una comisión revisora especial integrada por el senador (MC) Mario Daniele; el director general de Recursos Humanos, Pablo Casals, y el subdirector general de Administración, Diego Lacu.
Esta comisión analizará, en un plazo máximo de 120 días, la totalidad de los legajos de la planta permanente y las recategorizaciones de los últimos doce meses a la luz de las necesidades funcionales del Senado, que -según se señaló- "no variaron de manera sustancial desde el final de la gestión de Julio Cobos". Michetti puntualizó que el propio Pichetto se comprometió a "acompañar este proceso" porque "incluso en la comisión revisora hay una persona que es de su máxima confianza" que está siguiendo el tema de cerca. En esta instancia se invitó a los gremios (APL, ATE y UPCN) a participar como veedores del trabajo de la comisión, teniendo en cuenta que en la Cámara baja el macrismo intentó días atrás dar de baja algunos contratos, pero la medida quedó sin efecto a raíz del fuerte rechazo de los trabajadores agrupados en la APL.
La Vicepresidenta destacó que "no ha habido respuesta" por parte del gremio a la invitación cursada para monitorear la actividad de los revisores, y pronosticó en función de esto "puede haber resistencia". "Pensamos que puede haber resistencia por la no respuesta al diálogo. Va a ser difícil para ellos defender esta situación, porque no tenemos como explicarle a la gente que vamos a aumentar al doble la cantidad de trabajadores del Estado y vamos a gastar millones más", explicó Michetti.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora