Dos expertos en análisis de productos contaminados, el Dr. Whitney Bowe, dermatólogo en la ciudad de Nueva York, y Philip Tierno, profesor de Microbiología y Patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, se reunieron para elaborar una lista de los diez productos de uso personal que no deberían compartirse bajo ninguna circunstancia. Entre ellos citaron: el cepillo de dientes, el jabón en pan, la toalla, la esponja para bañarse, la máquina de afeitar, el cortaúñas, la crema en pote, el desodorante a bolilla, el cacao para labios y el cepillo para cabello.
Bowe y Tierno reconocen que un elemento como el cepillo de dientes puede causar afecciones si una persona se lo presta a otra. Incluso luego de que alguien se lave la boca con él, bacterias quedan adheridas a las cerdas y durante la noche pueden continuar desarrollándose. Si estas bacterias provienen de la boca de otra persona pueden transmitir patógenos que causan, por ejemplo, el resfriado común, el estreptococo, el norovirus y otras afecciones.
Un indicador más que claro de la presencia de hongos en una toalla es que la tela expulsa mal olor. Este hedor proviene de las bacterias que allí están alojadas. Las toallas son un caldo de cultivo para los gérmenes, especialmente cuando están colgadas en un baño húmedo. Los paños que estén contaminados pueden transmitir infecciones por hongos en la piel, bacterias que causan acné, conjuntivitis o la denominadas CA-MRSA, es decir, el estefiloco resistente a la meticilina, e incluso el virus del papiloma humano (VPH). Por ello, los expertos recomiendan no prestar las toallas y sugieren lavarlas después de cuatro usos y dejar que se sequen por completo antes de guardarlas.
Reino infeccioso
Debido precisamente a la naturaleza de su uso, en contacto con la piel y que puede causar algún corte, la utilización de este adminículo a préstamo no es la mejor forma de llevarse bien con el compañero o la compañero de cuarto. Ocurre que la máquina de afeitar va recogiendo las células muertas de la piel que se mezclan con las bacterias, por lo que cuanta más gente se rasure con el mismo elemento más riesgo de infección existe. Además, el afeitado con el objeto contaminado puede provocar abrasiones y cortes. También, transmitir enfermedades como la hepatitis y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
El cortaúñas es objeto de préstamo permanente entre amigos o parientes. Sin embargo, pese a que uno pueda poseer uñas limpias y aparentemente saludables, la recomendación de los expertos es no compartirlo. Estos pequeños artilugios que ayudan a tener al ras las uñas de manos y pies conllevan un riesgo de contagio cuando las verrugas y hongos se esconden en nuestros dedos y la planta de los pies. Si dos personas lo usan podría dar lugar a la transmisión de hongos. Otro producto que está prohibido usar entre dos o más es el desodorante a bolilla. En las axilas hay agentes contaminantes que pueden provocar infecciones. Aunque algunos desodorantes funcionan matando las bacterias que causan mal olor, por lo que los ingredientes antibacterianos proporcionan mayor protección.
Decálogo
  1. Cepillo de dientes: transmite patógenos que causan el resfriado, el estreptococo y el norovirus.
  2. Toalla: contagia bacterias que causan acné, conjuntivitis y el virus del papiloma huma no.
  3. Desodorante a bolilla: los pelos encarnados de las axilas pueden provocar infecciones transmisibles.
  4. Cepillo de cabello: puede llevar piojos, liendres y el hongo responsable de la caspa de una cabeza a otra.
  5. Crema en pote: introducir los dedos en un recipiente de libre acceso propaga muchas bacterias.
  6. Esponja de baño: nunca se seca entre usos por lo que hongos y virus crecen y se multiplican en ella.
  7. Jabón en pan: se deja en un lugar con agua que se acumula con el baño. Bacterias, hongos y vi rus.
  8. Máquina de afeitar: va recogiendo las células muertas de la piel que se mezclan con las bacterias.
  9. Brillo labial: las bacterias se transfieren por las membranas de la boca al torrente sanguí neo.
  10. Cortaúñas: compartirlo podría dar lugar a hongos en las uñas o incluso algunos tipos de herpes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora