Las autoridades brasileñas detuvieron a diez personas en una operación antiterrorista realizada cuando faltan quince días para la apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, informó el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes.
"Se trata de una supuesta célula terrorista, una primera célula, que pasó de mensajes sospechosos por internet a actos preparatorios" de un supuesto atentado, dijo el ministro y confirmó que los detenidos tuvieron "al menos un contacto" con el Estado Islámico (EI).
"Era una célula aficionada, desorganizada", pero que no dejaba de ser una "amenaza", aclaró el ministro, quien dijo que "ninguna fuerza de seguridad seria puede ignorar ese asunto" por la aparente falta de coordinación del grupo.
De Moraes explicó que los detenidos, todos brasileños y entre los que figura un menor de edad, "no tenían contacto personal entre ellos", pero se comunicaban a través de WhatsApp y Telegram, y llegaron a entablar comunicación con el EI por esos mismos medios.
"Algunos tuvieron al menos un contacto con el Estado Islámico para una especie de bautismo, para un juramento" de lealtad, indicó.
Uno de los detenidos, incluso, pretendía viajar al exterior para "hacer un contacto personal" con miembros del grupo terrorista, pero finalmente no lo hizo pues "no tenía condiciones financieras", dijo De Moares.
88.000 miembros de las fuerzas de seguridad estarán operativos: 47.000 policías y 41.000 militares.
El ministro afirmó que las autoridades también comprobaron que el grupo había establecido negociaciones vía internet con vendedores de armas clandestinos en Paraguay con la intención de obtener al menos un fusil AK 47. No obstante, aclaró que "no hay confirmación de que lo hayan logrado".
De Moraes dijo que los miembros de ese grupo eran vigilados desde hace algunas semanas, debido a que intercambiaban mensajes y videos en los que exaltaban al EI, y que el control aumentó luego de que hubo contactos directos con esa organización terrorista.
La detención fue ordenada una vez que, en sus mensajes, los miembros del grupo acordaron comenzar "entrenamientos en artes marciales y tiro", lo cual fue interpretado por las autoridades como una amenaza real y el inicio de "preparativos" de un posible acto terrorista durante los Juegos Olímpicos. También señaló que, en sus mensajes, los detenidos solían indicar que Brasil no era un "objetivo" del terrorismo, pero que "en virtud de la proximidad de los Juegos Olímpicos pasaba a estar dentro de sus blancos".

brasil.jpg
Efectivos brasileños durante parte de los operativos en los que detuvieron a los presuntos terroristas del Estado Islámico. 
Efectivos brasileños durante parte de los operativos en los que detuvieron a los presuntos terroristas del Estado Islámico.

Lobos solitarios
El Estado Islámico dio instrucciones para que "lobos solitarios" lancen ataques en los Juegos en Río de Janeiro, informó ayer la prensa brasileña.
A través de las redes sociales el grupo terrorista posteó en inglés instrucciones sobre cómo los "lobos solitarios" pueden infiltrarse en Brasil, donde el 5 de agosto se iniciará la cita deportiva. "El EI sugiere formas de diseminar el terror durante los Juegos", escribió ayer una enviada del diario Estado de San Pablo a Cleveland, EEUU.
El manual de instrucciones indica una serie de objetivos "prioritarios" entre los que están los miembros de las delegaciones olímpicas de EEUU, Inglaterra, Francia e Israel.
"Los métodos propuestos incluyen desde la utilización de drones con pequeños explosivos hasta accidentes de tránsito y el uso de veneno en medicamentos", señala Estado de San Pablo.
Los aeropuertos, en alerta
Brasil intensificó el lunes, sin previo aviso, los controles en los aeropuertos de todo el país, lo que provocó grandes filas en las terminales aéreas.
Las autoridades aeroportuarias aumentaron la inspección de pasajeros y valijas para reforzar la seguridad en los Juegos, aunque la medida se mantendrá después del evento.
La Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac) de Brasil informó que el aeropuerto más afectado fue el de Congonhas, en San Pablo, donde se registraron largas filas. La Anac recalcó que el objetivo es "aumentar la seguridad" de los pasajeros y recomendó que las personas lleguen al embarque de vuelos nacionales con dos horas de anticipación y no una, como era habitual.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora