Las playas de la Argentina no terminan en la provincia de Buenos Aires. ¿Se puede ir más allá? ­Sí! Por ejemplo en Río Negro la provincia ofrece múltiples opciones para todos los gustos. Sus playas de aguas cálidas y poca gente, sumadas al sonido del rompiente de las olas y al canto de los pájaros costeros, son la combinación perfecta si se busca paz y tranquilidad en las vacaciones. Si la idea es combinar el descanso con actividades, los deportes náuticos, el buceo, la pesca de costa y embarcada, el windsurf y el canotaje están a la orden del día.
Y para ver la naturaleza, no hay que perderse los safaris fotográficos y avistajes de fauna y flora local. El verano se puede vivir a pleno en las playas de El Cóndor, Las Grutas, la costa del golfo San Matías, Playas Doradas y otras playas pequeñas como La Isla, La Bonita, Los Suecos, Las Casitas y Punta Colorada.
En la Patagonia también, tenemos la costa chubutense, que desde temprano nos despierta con una brisa marina refrescante y con la arena mojada. La tranquilidad de sus días de temperaturas agradables son excelentes para atravesarlos tomando mate o jugando y dejando huellas sobre la superficie blanca.
Cuando los balnearios abren sus puertas, ofrecen propuestas perfectas para el rélax y para ponerse en acción. Se puede practicar kayak, surf, buceo, snorkel con lobos marinos y hasta embarcarte para ver a los delfines hacer sus gracias. Es imperdible el avistaje de pinginos en la Reserva Natural Punta Tombo, pero también está bueno darse una vuelta por las localidades de Puerto Madryn, Puerto Pirámides, Playa Unión, Camarones y Rada Tilly.
Yendo un poco más allá, las playas lacustres de Neuquén muestran todo eso que las hace únicas: aguas dulces y transparentes, arena volcánica de texturas dóciles al tacto, sol y un marco paisajístico inigualable cimentado en imponentes montañas cubiertas de bosques. Se puede aprovechar el calor de la temporada frente a los espejos de agua de los lagos de esta provincia y disfrutar con sus actividades para grandes y chicos: deportes náuticos, navegaciones, cabalgatas o simplemente tomar sol en la naturaleza.

Podemos visitar también el lago Lácar, en San Martín de los Andes, en la playa Catritre, cerca del parque nacional Lanín, en la ruta de 7 Lagos, en el lago Nahuel Huapi, en villa La Angostura, en el lago Traful, en Junín de los Andes, en el lago Aluminé, en Villa Pehuenia, entre muchas más opciones.
Un poco más cerca, la ciudad de Puerto Madryn se encuentra a orillas de las azules aguas del Golfo Nuevo, en la costa de la provincia de Chubut, situada sobre las bardas de una pequeña meseta que le permite una perspectiva imponente del océano Atlántico.
La temporada de ballenas es uno de los atractivos turísticos que hizo conocida en el mundo a la bella ciudad de Puerto Madryn. De junio a diciembre arriban a sus costas distintas poblaciones de la especie ballena franca austral, que pueden observarse tanto en los avistajes embarcados que parten de Puerto Pirámides como desde algunos miradores naturales y casi todas las playas que bordean la ciudad. Finalmente, Ushuaia. Se trata de la ciudad más austral del planeta. Por su ubicación cercana al Polo Sur, tiene aproximadamente dieciocho horas de luz en verano. Situada a orillas del canal Beagle, la ciudad ofrece paisajes únicos, entre los que predominan bosques, montañas, mar y glaciares. Está rodeada por los montes Martial Olivia y Cinco Hermanos. ¡A viajar!

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora