La segunda jornada del juicio por el crimen de Paola Ramírez tuvo lugar ayer en la Sala I del Tribunal. Durante la audiencia declararon cinco efectivos policiales que tuvieron intervención en la causa. Juan Ramón Díaz es juzgado por el delito de homicidio doblemente calificado y subsidiariamente por el delito de encubrimiento agravado en perjuicio de Ramírez.
El tribunal está integrado por los jueces Federico Armiñana Dohorman (presidente), Martín Pérez e Ignacio Colombo (vocales).
El cuerpo de Paola fue encontrado el 12 de mayo de 2014 en la Finca Las Higuerillas, en el kilómetro 1.531 de la ruta 9, en inmediaciones del expeaje de Aunor. Estaba semidesnuda. La autopsia determinó que había fallecido por asfixia mecánica por estrangulamiento.
Dejó una bebé
Paola dejó una bebé de seis meses que quedó a cargo de una tía. "Yo tengo la guarda de la bebé de Paola, que va a cumplir tres añitos. Nosotros siempre la preservamos de todo. Ella no tiene recuerdos de su mamá porque era una bebita muy chiquita cuando Paola fue asesinada", relató Gabriela Ramírez, tía de Paola. Gabriela trabaja cobrando estacionamiento medido para solventar los gastos de la niña. "Gracias a Dios la bebé vive bien, no le falta nada. Nosotros no queremos sacar algo económico a la persona imputada, queremos justicia", manifestó. "El acusado tenía el celular de mi sobrina y dijo que un amigo se lo dio. Sin embargo, ese amigo declaró que en ningún momento le dio un celular", hizo hincapié.
Difamación.
"Muchos dijeron que Paola andaba en el baile y por eso la mataron, un poco más que era de la calle. La difamaron. Cuando la Policía fue a secuestrar el celular de ella no solo encontraron el aparato escondido en una caja, sino también bombachas de nena y cabellos. O sea que el acusado no es ningún santo. Su familia quiere decir que él es una blanca palomita. La vida sin Paola es muy triste, esperamos que si este hombre es el culpable, lo condenen con la máxima pena y que pida perdón a la memoria de ella y su hija, que diga por qué la mato, por qué ese ensañamiento de violarla, golpearla y matarla como si fuera un perro. Eso nos daría un poco de paz", finalizó Gabriela.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Andrea Ivanna  Núñez
Andrea Ivanna Núñez · Hace 1 mes

Qué pena que aún subsista la frase "lo/a mataron como aun perro". En nuestra sociedad esto debería ser tan inadmisible como asesinar cobarde mente a una mujer que no podía defenderse.

Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 1 mes

Sin desmedro del caso en curso, y solidarizándome con el sufrimiento de los familiares de Paola, me siento en la necesidad de corregirles una expresión de uso frecuente en el lenguaje popular. Ésta es 'matar a alguien como a un perro', lo que tristemente implica que el matar a un perro es cosa normal, y hacerlo con crueldad extrema también. Esta expresión tal vez habría sido tolerable para los sádicos conquistadores españoles que hace 16 siglos se deleitaban en el asesinato de los canes nativos. Pero en el siglo 21 no puede ser admisible, y es hora de que tomemos mayor consciencia de lo que estamos diciendo.

gio vergara
gio vergara · Hace 1 mes

Absuelto de una..me parece

Se está leyendo ahora