Organizaciones que luchan por la igualdad de género convocaron a un paro femenino y movilización de mujeres vestidas de negro para el miércoles con el objetivo de reclamar contra la violencia machista. "Dijimos #NiUnaMenos y son muchas más" es una de las consignas.
La manifestación se replicará en todas las provincias, y en Salta la concentración será a las 17 en la plaza 9 de Julio.
La protesta incluirá un cese de actividades de las trabajadoras en empresas y organismos oficiales entre las 13 y las 14 en todo el país. Para la tarde, la propuesta es salir a manifestarse con ropa negra para simbolizar el luto por los femicidios.
La convocatoria se lanzó tras el caso de la adolescente Lucía Pérez, violada y asesinada en Mar del Plata la semana pasada, y está teniendo una amplia difusión en redes sociales y medios de comunicación.
"Nosotras paramos"; "Por Lucía, por todas"; "Dijimos #NiUnaMenos y son muchas más" y "Vivas nos queremos" son algunas de las frases con la que se está viralizando la iniciativa en internet.
En Salta ya informaron que se adhieren la Multisectorial de Mujeres, MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana) y el Instituto Jurídico de Género del Colegio de Abogados.
Las entidades que se pusieron al frente son las mismas que ya organizaron dos multitudinarias marchas nacionales bajo el lema "Ni una menos".
Unas 286 mujeres, entre ellas 39 menores de 18 años, murieron en 2015 víctimas de violencia de género en el país, lo que representó un aumento del 3,25 por ciento con respecto a los casos registrados en 2014, según datos del Observatorio de Femicidios de la organización Casa del Encuentro.
Se espera que miles de mujeres se concentren en el Obelisco porteño y a las 17 inicien una marcha hacia la Plaza de Mayo, donde pedirán políticas de Estado para frenar la violencia machista.
Lucía
El disparador de la nueva manifestación fue el crimen de Lucía Pérez, quien fue drogada, violada y empalada hasta la muerte por al menos dos hombres. Por el caso hay dos sospechosos detenidos.
Una madre que mató a su hija por ser lesbiana y la represión policial en la marcha de cierre del 31 Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario de Santa Fe también impulsan la convocatoria.
Dos mujeres trans
Sobre 46 víctimas consideradas en el informe de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres, 40 eran de género femenino, dos de las cuales eran mujeres trans. Las restantes seis fueron varones, cuatro de ellos menores de edad que fueron asesinados o intentaron matarlos en el hecho en el que murió su madre u otra familiar directa.
Los dos restantes fueron varones adultos: uno víctima de un femicidio vinculado y el otro, víctima del único crimen de odio por orientación sexual que se refleja en el informe.
Mónica Menini, abogada especialista en cuestiones de género, resaltó la importancia de que los crímenes contra mujeres se clasifiquen como femicidios específicamente.
"La sentencia es la voz de los jueces y es muy importante que se exprese utilizando la palabra femicidio porque no se trata de un homicidio común sino de un crimen de odio hacia las mujeres. Esto influye también en las estadísticas. Hace falta aclarar la mirada", dijo la abogada.
Tania Kiriaco, del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, también se refirió al rol de los gobiernos. "El femicidio es una problemática social que debe ser abordada desde el Estado, implementando una política pública de prevención. Se debe aplicar la ley educación sexual integral, asesorar a las víctimas y cambiar de paradigmas a favor de la igualdad de género", remarcó.

Algunas de las sentencias dictadas en los últimos años:

Gimena Álvarez
Tenía 31 años y había cambiado su identidad de género. En 2014 la atacaron en la calle dos hombres y la empujaron al canal de Esteco. Fueron condenados por homicidio calificado por la violencia de género, en el primer fallo por el asesinato de una mujer trans.
Angélica Quinteros
Murió apuñalada por su marido, Luis Añazgo, en 2015 en Orán. La Justicia lo condenó a prisión perpetua por homicidio calificado por femicidio.
Rosa Tinte
Fue asesinada en 2015 por su esposo, Armando Luján, quien recibió una condena de 15 años.
María del Carmen Albornoz
Fue asesinada por su pareja en 2014 en Joaquín V. González. Alejandro Torres la ahorcó y luego denunció que ella se había suicidado. Fue condenado a perpetua.
Evelia Murillo
Era maestra rural y fue asesinada por José Cortez en El Bobadal en 2014. Se aplicó la pena perpetua por homicidio calificado por violencia de género.
Norma Ledesma
Fue asesinada a tiros en 2012 por su expareja, Héctor Ramón Ávila, en El Bordo. Fue la primera sentencia por femicidio de Salta. Avila recibió perpetua en octubre de 2014.
Gabriela Surita
Su pareja, Gustavo Adolfo Herrera, le partió la cabeza con un bloque de cemento en 2015. Se aplicó prisión perpetua por homicidio doblemente calificado por mediar relación de pareja y violencia de género.
María Ramos
Murió después de que le disparara su expareja, Gabriel Sierra, en 2011 (antes de la reforma del Código Penal). El hombre fue condenado a 22 años.
Noelia Rodríguez
Desapareció el 4 de mayo de 2014 y no volvieron a encontrarla. Por el caso, fue condenado en julio de 2016 Aldo Vargas a prisión perpetua y Carina Cardozo a 20 años de prisión.
Otras mujeres asesinadas por las que se dictó perpetua:
Claudia Sierralta, Liza Pamela Farel, Trinidad López, Houria Moumni, Cassandre Bouvier, Angélica Benita Segovia, Carmen Andrada y Angela Alderete.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan gomez
juan gomez · Hace 1 mes

BUENO. HAGAN LAS MARCHAS, PONGANSE EN PEDO, DESTROCEN CATEDRALES, MUESTREN SUS TETAS, TODO SEA POR PROTESTAR ALGO QUE IRA EN CRECIMIENTO.


Se está leyendo ahora