La presidenta de Brasil enfrentará un juicio político por corrupción. El impeachment o juicio político trae consigo mucho más que la sola destitución del cargo, y si no se siguen los pasos legales de manera ordenada puede convertirse en un arma de doble filo utilizada para modificar el régimen de acceso al poder en una democracia.
La Constitución de Brasil define una serie de crímenes de responsabilidad, sin embargo la descripción y el procedimiento de la norma conocida como la "ley del impeachment" se encuentra en la Ley N´ 1.079, promulgada en 1950.
La norma establece la creación de una comisión especial, este órgano debe elaborar un dictamen que define si se procede o no a deliberar el asunto. En este aspecto, el diputado Eduardo Cunha, del PMDB (partido que integra la alianza oficial) impulsó la creación de dicha comisión, aprobada en medio de tensiones parlamentarias por 433 diputados de un total de 513.
La comisión especial cuenta con 65 miembros y un vocero.
Eduardo Cunha, diputado por el Partido del Movimiento Democráitco Brasileño (PMDB), tiene a su cargo el proceso de juicio político contra Dilma Rousseff. Una vez realizado el dictamen por esa comisión pasa al plenario de la Cámara de Diputados para que la denuncia proceda, debe votar con un mínimo de dos terceras partes de sus miembros, unos 342 diputados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora