Diputados daba media sanción a proyectos de financiamiento del Ejecutivo provincial, que de este modo podrá endeudar al Estado hasta un 41 % del presupuesto.
Más allá de la nostalgia por el relato kirchnerista expuesta por el oficialismo, y a despecho de la retórica anticapitalista del Partido Obrero, el apoyo fue contundente.
En primer término, se convalidó el acuerdo de los gobernadores con la Nación, por el cual el gobierno acordó reintegrar progresivamente a las provincias los montos del 15% del impuesto a las Ganancias que fueron cedidos en 1992 a la Anses, cuando se privatizaron jubilaciones, y que al reestatizarse estas, no se devolvieron.
En ese acuerdo se autoriza a las provincias a tomar créditos del Fondo de Sustentabilidad de la Ansés equivalente en 2016 al 6% de lo que les correspondería, y el 3% en los tres años siguientes. La devolución comenzaría en 2020.
En el otro proyecto sancionado, los diputados dieron el visto bueno a la captación de fondos en el exterior por 350 millones de dólares.
En ninguno de los dos casos, como tampoco en el préstamo por 800 millones de pesos acordados con el Fondo Fiduciario Federal, el Ejecutivo definió las obras a los que están destinados.
En pocas palabras, el gobernador Juan Manuel Urtubey y el ministro coordinador Carlos Parodi obtuvieron un virtual cheque en blanco.
En el caso del crédito del Fondo Fiduciario, el dinero ingresaría a medida que se vayan certificando las obras y los legisladores se comprometieron a controlar lo que se hace, deberán observar con precisión si las obras que se ejecuten serán específicas o, como no se descarta, serán las que están en el presupuesto o en el Fondo de Reparación Histórica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora