La imagen tomada del Facebook es elocuente.
Un grupo de alumnas del colegio San Francisco de Asís, de Tartagal, elaboró un "meme" (imagen que tiene la finalidad de mofarse o burlarse de algo o alguien) con la frase "Mucha diferencia" y dos fotografías que pretenden mostrar esa "diferencia" a la que aluden. Está dirigido hacia otras chicas de su misma edad, que concurren a un colegio público.
Para quienes quieren ponerle un manto de piedad al tema, solo es cosa de adolescentes, una broma de mal gusto que un grupo de chicas no alcanzaron a dimensionar.
Pero cuando la cuestión se analiza con la frialdad que exige la objetividad, es una actitud de discriminación lisa y llana, consciente, que involucra a jóvenes que entienden perfectamente el alcance de sus actos.
De inmediato la foto tomó estado público, como ocurre con las redes sociales. En este caso se conoció por la página "Tartagal, Tartagal", hace una semana atrás, y generó la lógica indignación de padres y docentes de los alumnos del colegio Luis María Pretty, cuyas alumnas son el blanco de la agresión.
Las causantes pertenecen a la promoción 2016 del colegio privado y están identificadas con la remera tradicional de la institución con la leyenda "Colegio" y pancartas en sus manos con un pulgar hacia arriba. En la imagen superior, las chicas del colegio Pretty.
Falencias institucionales
La foto rápidamente circuló entre los chicos, pero también a la comunidad educativa del colegio Pretty y, desde el miércoles pasado. según explicó la vicedirectora Claudia Abregú, "comenzamos a trabajar con nuestros alumnos, porque queremos evitar situaciones de violencia en todo sentido".
"El mismo día que tomamos conocimiento hablé con los alumnos para pedirles que no respondan ningún tipo de agresión, ya que estaban muy dolidos por esa actitud incomprensible, sobre todo tratándose de alumnas de un colegio religioso. Con el equipo docente dialogamos con los chicos y mi compromiso fue que hablaré con el vicedirector del colegio San Francisco, profesor Ramón Cabañas, para darle a conocer la situación, pero sobre todo para pedirle que la institución y especialmente las chicas que aparecen en la foto hagan una disculpa pública. Lamentablemente no pude lograr que el profesor Cabañas atienda mis llamados", contó Abregú.
Una institución inclusiva
El colegio Luis María Pretty está ubicado en Villa Saavedra y su vicedirectora explicó que "somos una institución inclusiva donde recibimos a chicos que tienen diversas necesidades. Hay quienes sufren adicciones, otros que han sido víctimas de violencia familiar. Consideramos que todos tienen derecho y merecen una oportunidad para superar esas problemáticas. Con los 700 alumnos trabajamos en forma permanente el problema de la violencia mediante jornadas y de hecho, el viernes anterior, habíamos concluido una actividad de este tipo luego de lo cual les pedí que no se enganchen en el perverso juego de las agresiones".
La docente explicó que "fue muy dolorosa esa descalificación por parte de alumnas que asisten a un colegio donde precisamente la currícula incluye materias específicas sobre valores. El blanco de sus agresiones es un grupo de excelentes alumnas de nuestro colegio. Precisamente, las nenas que aparecen en la foto a las que las estudiantes del San Francisco pretenden ofender poniéndoles la leyenda de "negras'', son muy estudiosas, tienen excelentes promedios, ninguna tiene problemas de violencia y por el contrario, la foto que se capturó para luego agredirlas se la habían tomado en una de las tantas jornadas de trabajo extracurricular que realizamos en nuestra institución, donde sí trabajamos reforzando los valores", enfatizó visiblemente molesta por la situación.

El colegio San Francisco desconoce el tema
Ramón Cabañas, director de estudios del colegio San Francisco, fue consultado por El Tribuno sobre el lamentable episodio que involucra a alumnas de esa institución, pero dijo que desconocía el tema en su totalidad. "Personalmente no sabía nada, no me llegó ningún reclamo ni siquiera un comentario; me estoy enterando por ustedes", manifestó Cabañas. Y agregó que "si todo se conoció el viernes pasado, es lógico que no lo supiéramos, porque en esta institución estamos organizando la jornada sobre la familia y otras actividades relacionadas con esa temática".
De hecho, los dos colegios religiosos de Tartagal, ambos de la orden franciscana, junto a la parroquia La Purísima, realizaron el sábado anterior una gran ceremonia que contó con la presencia del obispo de la diócesis de Orán, Gustavo Zanchetta y sacerdotes de parroquias de la zona, con motivo del cierre del Año Jubilar de la Misericordia dispuesto por el papa Francisco. La masiva ceremonia concluyó el sábado en horas de la noche en Tartagal con la tradicional ceremonia del Cierre de la Puerta Santa.
Bajo estos valores y en vista de lo ocurrido, solo cabe esperar no solo una disculpa pública sino un trabajo profundo con los alumnos que deberá encararse desde los inicios de la escolaridad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...