Con-Try es el nombre del microscopio que diseñó y fabricó totalmente el Grupo de Óptica Láser (GOL) del Instituto de Energías No Convencionales (Inenco-Conicet), a cargo de la doctora Graciela Romero, con base en la Universidad Nacional de Salta (UNSa). El microscopio computarizado fue entregado al Instituto de Patología Experimental, que funciona en la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNSa y que trabaja, entre otros temas, enfermedades endémicas tropicales.
El desarrollo, parte de un proyecto de investigación aplicada, se canalizó a través de una convocatoria de proyectos federales de innovación en 2006.
Graciela Romero, directora actual del GOL, le contó a El Tribuno que en su momento, por la misma convocatoria, debía indicarse un beneficiario y en ese momento, luego de algunas conversaciones, el Instituto de Patología Experimental fue el receptor. "En este caso particular surgió un intercambio con el Instituto de Patología Experimental y lo que se buscó fue la manera de agilizar el recuento de los parásitos de Trypanosoma cruzi (parásito de la enfermedad de Chagas) en una muestra de sangre", contó la investigadora. Agregó que a partir del intercambio con integrantes del Instituto, surgió la idea, en el GOL, de desarrollar un microscopio computarizado para que el aparato haga la cuenta de los parásitos y el técnico pueda seguir haciendo otras de sus tareas, en simultáneo. Es que antes de que llegue este aparato al Instituto de Patología Experimental, los técnicos debían hacer un recuento de parásitos del Chagas, a partir de observar una muestra de sangre, mirando constantemente el vidrio y haciendo el recuento uno por uno. Ahora, con el microscopio computarizado, que ya está en uso, al trabajo lo hace el aparato.
En el trabajo del microscopio participó Romero como directora del proyecto; el licenciado Elvio Alanís, fundador del GOL; más Dante Domínguez, Andrea Monaldi y Gustavo Curkovic, quien fuera becario durante la ejecución del aparato.
El proyecto se concretó en un plazo de diez años, donde hubo algunas pausas vinculadas a la adjudicación de fondos y en el avance del trámite administrativo para recibir la plata.
La directora del GOL destacó que, en su momento, para armar el microscopio tuvieron que adquirir algunas piezas fuera del país, hoy es un prototipo que puede hacerse de cero con materiales de Argentina.
Ahora el siguiente paso, por pedido del Instituto, es avanzar en el desarrollo de un software que le permita a los técnicos utilizar este microscopio para otras aplicaciones, como por ejemplo el recuento de glóbulos rojos y analizar en muestras de sangre del cordón umbilical si hay parásitos de chagas, entre otros.
Este desarrollo tecnológico es producto de un proyecto de investigación conjunto entre el GOL y el IPE que se llevó adelante en el marco del convenio de subvención suscrito por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y la Universidad Nacional de Salta.
Romero destacó que el desarrollo de estos diseños también depende de las convocatorias que surjan en el medio, "y por ejemplo ahora, vemos que hay un aletargamiento de las convocatorias", dijo.
Otros proyectos
El Grupo de Óptica Láser (GOL), fundado en 1990 por Elvio Alanís, trabaja hasta la actualidad en diversos proyectos, pero orientados, siempre, en el área de metrología óptica y la investigación aplicada. Se realiza una tarea en colaboración con otras disciplinas.
Hoy el grupo trabaja en el estudio de la calidad de masas de aguas, con el fin de medir el volumen de las microalgas. Según explicó Graciela Romero, las microalgas, dependiendo el volumen, pueden ser nocivas para el medio. Por ejemplo en el dique Campo Alegre se dan mareas rojas, algunas de ellas liberan cianuro y otras absorben todo el oxígeno y eso mata a otras especies.
s

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora