El paro nacional convocado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) tuvo un acatamiento dispar en Salta, según cada escuela. En líneas generales, y según datos oficiales aportados por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología provincial, en el nivel primario la adhesión estuvo por encima del 50% y en el secundario se situó más allá del 45%.
Sin embargo, en una recorrida realizada por este medio en diversas escuelas, tanto de barrios retirados de la zona céntrica como de establecimientos situados en medio del ejido capitalino, se percibieron impactos diversos. Mientras que en algunas escuelas se sumó todo el personal a la medida, en otras los que se plegaron fueron muy pocos.
La amplitud de porcentajes de acatamiento varió del 20% en los casos en los que menos se hizo sentir la medida, hasta el 100% en aquellas instituciones donde ni siquiera se abrieron las puertas. Se aclaró, para estos últimos casos, que los padres habían sido debidamente notificados para que no enviaran a sus hijos.
En números precisos, sobre el total de escuelas relevadas por el Gobierno provincial, tanto de los primeros años de enseñanza como del nivel medio, se registró un acatamiento de prácticamente el 50%.
"Sobre 509 escuelas que informaron su situación, con un total de 7.440 docentes, se adhirieron 3.667", indicó Olga Flores, supervisora general del Ministerio de Educación.
Teniendo en cuenta los datos aportados por la supervisora, en el paro de ayer la adhesión se situó exactamente en un 49,28%. Asimismo, se indicó que la medida tuvo mayor acogimiento en el interior provincial que en la ciudad capital.
También se sumó el apoyo de trabajadores no docentes, como preceptores y personal de maestranza, que acompañaron la protesta en algunas instituciones.
La funcionaria reconoció que la medida se hizo sentir y lo atribuyó al hecho de que se trataba de un paro convocado para todo el país. El de ayer fue el primero que el sector docente realizó contra la política educativa del gobierno de Cambiemos. "Fue un paro nacional, eso tuvo mucho que ver en que el acatamiento sea bastante alto", dijo.
Las principales consignas fueron el pedido de eliminación del impuesto a las ganancias, el repudio a las modificaciones que pretendería introducir el macrismo en el sistema jubilatorio, el rechazo a la evaluación de calidad educativa y la inmediata reapertura de paritarias. El Gobierno nacional anunció que no habrá negociaciones de este tipo.

Temor

Ante la consulta de este medio, muchos docentes que habían asistido a sus puestos de trabajo reconocieron que estaban a favor del paro y sus reivindicaciones. Aclararon que no se movilizaron porque temen que haya represalias por parte del Gobierno provincial, ya que, dijeron, se habría amenazado con descontar el día.
Esa potencial decisión, ilegal desde el punto de vista del derecho a huelga, obligó a muchos trabajadores a concurrir a sus lugares de trabajo a pesar de su intención de manifestarse en contra de la actual situación del sistema educativo.
"La economía está difícil, uno no puede arriesgarse a tener menos plata en el bolsillo", confesó una docente mientras sus alumnos jugaban en el recreo.
Hubo más participación en la medida de protesta por parte de las y los docentes en el primario que en el nivel medio. Además, fue mayor el porcentaje de maestros que se plegaron en el interior.
Una colega suya agregó que muchos no se adhieren debido a su inestabilidad laboral, es decir, porque no están titularizados. Según dijo, en los paros se originan listas negras dentro del ministerio y las reprimendas se hacen sentir a la hora de las designaciones, categorizaciones y regularizaciones.
Consultada por esta cuestión, la supervisora general negó tajantemente que pudieran existir prácticas de ese tipo. En cuanto a los descuentos, tanto del día no trabajado como el de la pérdida del presentismo, Flores señaló que no podía dar precisiones al respecto. Con ello, dejó abierta la puerta a la posibilidad de que pudiera tomarse tal medida.
Sin embargo, la representante gubernamental reconoció que "muchos maestros que no hicieron paro dieron la versión que no lo hacían por el temor al descuento. Las economías de los hogares sufre con la devaluación".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora