Tras el sorpresivo resultado del domingo pasado y con una victoria que se vivió como derrota, las fichas comenzaron a reajustarse dentro del oficialismo.
Los magros dos puntos con los que Daniel Scioli se impuso en las elecciones presidenciales evidenciaron las grietas que desde hace tiempo se intuían dentro del kirchnerismo.
Tras los resultados del 25 de octubre, varios referentes del "ala dura" k marcaron distancia con el candidato.
Horacio González, integrante de la agrupación kirchnerista Carta Abierta, puso en tela de juicio los nombres elegidos por Scioli para un futuro gabinete.
Por otro lado, Hebe de Bonafini, que nunca se había mostrado muy convencida de la postulación del gobernador bonaerense, también salió a cuestionar las aptitudes del candidato. "No es querido ni creíble", aseguró de Bonafini.
A esto se sumó la sugestiva "no reunión" entre la Presidenta y Scioli, que según versiones, se iba a llevar a cabo ayer y el Gobierno, a través de Aníbal Fernández, terminó negando.
En tanto que el candidato oficialista salió al cruce de las versiones de problemas internos asegurando que "hablo todo el tiempo con la Presidente", asegurando que todo son "especulaciones".
Cristina Kirchner recién reaparecerá hoy por la tarde en un acto con La Cámpora en la Casa Rosada. En tanto que Scioli tiene previsto asistir a la asunción del gobernador electo de Tucumán, Juan Manzur, en la vecina provincia.
El entorno de Scioli
El sciolismo reaccionó con dureza a las críticas que llegaron desde el kirchnerismo. El empresario Alberto Samid, un hombre cercano al candidato presidencial del FPV, responsabilizó a la presidente Cristina Kirchner por la inesperada performance en la elección. "Mas allá de que tuvimos muchos errores, nadie fue capaz de decirle a Cristina que con cada cadena perdíamos 700 mil votos. Ha habido un temor reverencial de los aplaudidores, la culpa es de ellos que no se atreven a decirle nada", se sinceró el empresario.
Como nunca antes, Samid blanqueó que en el círculo íntimo de Cristina Kirchner "nadie se anima" a plantear objeciones porque -estimó- "quieren cuidar su quintita".
"La crítica no es así, en política si te equivocás te lo tengo que decir. A los que queríamos decir algo no nos dejaban acercar", aseguró el empresario.
Por su parte, el presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, respondió al director de la Biblioteca Nacional, Horacio González , y al filósofo Ricardo Forster quienes cuestionaron en los últimos días la figura de Scioli y la forma en que encaró su campaña presidencial. "Que dejen de distraer con huevadas", afirmó Marangoni, quien agregó: "A mí me gusta ver los dinosaurios en Jurassic Park, no en la política. Hay algunas autodefinidas almas bellas que se sentirían más cómodas si gobernara Macri porque podrían estar más tranquilos de que ellos conservan su pureza. Pero la política y gobernar involucra tener que hacer cosas y definirte".
¿Montaneros o montoneros?
El presidente del Banco Provincia, a la vez, defendió la actuación de Montaner en el cierre de campaña del pasado 22 de octubre. "No tenemos la fortuna de vivir en las nubes. A mí me gusta Ricardo Montaner, pero no es un tema central".
"Somos "montaneros'', me gusta poner un tema de él cuando estoy con mi mujer, pero es anecdótico, lo más importante es que el tipo que tiene más experiencia de los que están compitiendo es Daniel", destacó Marangoni.
En una columna publicada ayer en el diario Página 12, González le pidió a Scioli que revea los nombres de los ministros que lo acompañarían en la Casa Rosada si gana la segunda vuelta.
El referente de Carta Abierta había dicho que votaría "desgarrado" por Scioli, y que esperaba que en una eventual gestión su política cultural "no se base en Ricardo Montaner y los Pimpinela".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


clon clon
clon clon · Hace 12 meses

yuuuuupiiiiiiiiiiiiiiiiiii

el villero con estudios
el villero con estudios · Hace 12 meses

el tema es: Arsat I y II versus Subtrenmetrocleta ! captas !?


Se está leyendo ahora