Un hombre deberá pasar doce años en prisión, según dispuso la Justicia en la ciudad de Tartagal, luego de que recibiera esa condena acusado de abusar sexualmente de su hija menor de edad durante un lapso que llega casi a los diez años.
El padre ya estaba detenido desde que ella lo denunció formalmente, con el apoyo de su madre, por lo que deberá permanecer en la cárcel.
Esta sentencia fue la conclusión de un juicio abreviado, acordado entre el fiscal penal Armando Cazón y la defensa del imputado, y homologado por el juez de la Sala I del Tribunal de Juicio de Tartagal, Ricardo Martoccia.
"Conocimos el caso hace solo pocos meses; la jovencita, que hoy tiene 16 años, se presentó con su mamá a denunciar al padre por abuso sexual, inmediatamente iniciamos la investigación y, al detenerlo, confesó sus actos", explicó el fiscal Cazón.
Los tormentos comenzaron cuando la nena tenía 6 años. En ese entonces el padre la tocaba en forma indebida cada vez que estaban solos en la casa, cuando la esposa salía con sus otros hijos, o cuando todos dormían. Ella callaba todo porque la amenazaba con someter a las mismas agresiones a una hermanita que por entonces tenía 9 años.
Cuando la víctima cumplió 10 años él la violó. Durante varios años más, el hombre prosiguió con los abusos, sintiéndose protegido por las amenazas que le hacía a la menor.
Al cumplir 16 años, la jovencita empezó a mostrar con más evidencia alteraciones en su estado de ánimo y comportamientos, que llamaron la atención de la madre. Un día logró hablar y mientras relataba sus últimos diez años de vida, dijo: "No aguanto más, prefiero que me den una pastilla o una droga para morirme antes que seguir viviendo esto". Ambas fueron desde la casa a la Policía y lo denunciaron.
"Apenas ella pudo hablar y relatar lo que vivía, inmediatamente ordenamos la detención del padre e iniciamos la investigación para relevar las pruebas, algo que fue un poco complicado por el tiempo que transcurrió", relató Cazón.
El hombre admitió su culpa y por ello, en acuerdo entre su defensa y la Fiscalía Penal, se realizó un juicio abreviado que se presentó el 25 de febrero y que concluyó este jueves 10 de marzo.
El hombre fue imputado de ser autor responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por la minoridad de la víctima, aprovechando la convivencia preexistente con ella.

Fallo ejemplar para este tipo de proceso

Los 12 años de prisión a los que fue condenado el padre por violar a su hija "es una sentencia ejemplar para este tipo de juicio rápido; el antecedente de pena más elevada para este delito y en procesos rápidos había sido de 8 años", remarcó el fiscal penal Armando Cazón.
La hija y la madre habían denunciado la situación cinco meses atrás y ya existe una resolución. "La condena es un acuerdo entre la defensa y la Fiscalía, que fue homologada por el juez", dijo. Y explicó: "El juicio abreviado es un proceso que todas las personas debemos tener en cuenta".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


REN egado
REN egado · Hace 8 meses

muy poco

jose ferreyra
jose ferreyra · Hace 8 meses

Sentencia de por vida deberían haberle dado.

Re KennethU
Re KennethU · Hace 8 meses

Y que pase los 12 años con la amenaza de "¿vendrá y me la dará esta noche?"


Se está leyendo ahora