En los próximos días se abrirá un nueva etapa de las paritarias provinciales y, como es costumbre, será el sector de la educación el que inicie la serie de negociaciones. Los docentes son los primeros que se reunirán con el Gobierno provincial, situación que habían acordado para después del 10 de junio.
Los gremialistas anticiparon que en primer lugar escucharán la oferta del Ejecutivo pero que, siguiendo las perspectivas defendidas en la mesa de principios de año, aspirarían a totalizar un 40% de aumento en 2016. Hasta el momento recibieron un 14% en febrero, un 4% en abril y otro 7% que se liquidará con los haberes de junio. Para llegar al pretendido 40%, en la paritaria de mitad de año deberían conseguir un 15% de incremento.
Aunque se acordó iniciar los diálogos desde el 10 de junio, dado el reciente cambio en la titularidad del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, que pasó de estar encabezado por Roberto Dib Ashur a ser comandado por Analía Berruezo, distintas fuentes oficiales confirmaron que el inicio de las negociaciones se retardaría algunos días.
Los propios sindicalistas contemplaron esa posibilidad y la consideraron oportuna, ya que es necesario que Berruezo se ponga al corriente de la situación actual de su cartera antes de que se inicien las mesas paritarias.
El Tribuno dialogó con distintos referentes del sector que abrirá las tratativas y es el de más envergadura. En los últimos lustros los docentes realizaron las manifestaciones más significativas, es decir, por su capacidad de movilización y la cantidad de personas a las que implica, la paritaria docente termina funcionando como parámetro para el resto de los trabajadores, y aún más para los empleados del Estado provincial. El resultado de la mesa entre los referentes de la educación y el Gobierno le pone techo a las mesas que se abren luego.
No es ninguna novedad la tensión que caracteriza la paritaria docente, justamente por la notoria fortaleza que tiene este sector. De todos modos, los gremialistas consultados acordaron en que la próxima negociación estará atravesada por un contexto económico más crítico que el de los últimos años y que, por lo tanto, podría tratarse de una de las negociaciones más complicadas de los tiempos recientes.
Muchos prefirieron no hablar de porcentajes ni expectativas, aunque Bernardino Ávila, del Sindicato de Trabajadores de la Educación (Sitepsa), recordó que a principios de año el mandato asambleario de su gremio era alcanzar un 40% anual. En aquel entonces se acordó un aumento del 25% escalonado en tres partes hasta junio, con lo cual, de mantenerse las pretensiones de Sitepsa, en la venidera paritaria deberían conseguir un 15% más de incremento salarial.
"Originalmente hicimos un pedido del 40% para este año, no podemos movernos de esa propuesta porque la canasta básica y los impuestos se dispararon imponen un aumento de los salarios acorde con esas otras subas", subrayó Ávila. Consultado sobre si, por ende, el 15% sería el piso con el que empezarían la negociación, respondió con cautela. "Cuanto más próximos estemos a ese porcentaje, más acuerdo tendremos con el Gobierno", aunque advirtió sobre medidas de fuerza si no hay consenso: "Si estamos lejos del 15%, veremos qué resuelve la asamblea, cuáles serán los pasos a seguir".
Según datos de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), fundada y dirigida por referentes de la Sociedad Rural, la Cámara de Comercio de Buenos Aires y la Unión Industrial Argentina, la canasta básica se situó en $10.580 durante abril. Según la institución porteña, en lo que va de 2016 la canasta aumentó un 14,9%.
Otros planteos
La paritaria docente también encierra otros aspectos que van más allá de la cuenta salarial. De igual modo, algunas tienen que ver con fondos, tales como las asignaciones familiares, que no abarcan a la totalidad de los trabajadores de la educación. En estos momentos las asignaciones familiares están en $760. Al iniciar el año se encontraban en $675.
Asimismo, el Gobierno puede incorporar pagos no remunerativos que beneficien a uno u otro sector. Una de las disecciones puede darse entre los docentes de la educación pública y privada, derivando ciertos items solo a uno de esas partes.
En cuanto a las condiciones laborales, persiste el reclamo por la titularización de horas cátedra, que en muchos casos son ocupadas desde hace muchos años por un mismo profesor. Los docentes interinos, los más precarizados de la cadena, incluso no cuentan con algunos derechos mínimos como la estabilidad laboral.
En esta misma línea, la falta de llamados a concurso para ocupar vicedirecciones se mantiene desde 2009 para el caso del nivel primario, será otra reivindicación que los docentes llevarán a la mesa.

Las visiones de los sindicalistas

El abigarrado espectro gremial docente se mostró coincidente en varios aspectos. Eloy Vidal Alcalá, de la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET), señaló que "si bien no tenemos definido cuánto vamos a pedir, porque primero hay que ver cuál es la propuesta del Gobierno, lo que nosotros acordamos a principio de año ya fue superado por la inflación".
Al respecto, el vocero de los docentes técnicos puntualizó que "como no hay índices inflacionarios certeros por parte del Gobierno nacional, nosotros hicimos un estudio con los otros secretarios generales del país y calculamos que la inflación hasta junio será, como mínimo, de un 35%". Asimismo, analizó que "todavía nos queda ver qué va a pasar hasta fin de año" y adelantó que esta semana se reunirán con afiliados para trazar una posición clara de cara a la paritaria.
Su par de la regional Salta del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Mario Palavecino, expresó: "Sabemos que las cosas aumentaron y que es necesario revisar esas subas para determinar el aumento salarial para este segundo semestre, siempre defendiendo el poder adquisitivo de los trabajadores".
"Tengo la impresión de que la negociación va a ser bastante compleja por el hecho de que nosotros vemos en el carrito del súper cómo se va reduciendo nuestra capacidad de compra y seguramente el Gobierno maneja otro índice dado desde el orden nacional, son dos parámetros muy disímiles", auguró Palavecino.
A su turno, Bernardino Ávila, de Sitepsa, enfatizó que en que "además del aumento salarial, lo más importante en esta paritaria es que nos garanticen un proceso de saneamiento del trabajo con titularizaciones y regularizaciones de horas cátedra". Se refirió de esta forma a los planteos de fondo que también serán expuestos en la mesa paritaria. Se destaca también la situación de vulnerabilidad de los docentes interinos, quienes no gozan de todos los derechos laborales que tienen los suplentes y titulares.
En cuanto a la atmósfera que se avizora para la paritaria, el dirigente de Sitepsa comentó: "Analizamos que la situación está bastante difícil, el panorama es incierto", y luego adelantó que "en la primera reunión vamos a escuchar la propuesta del Gobierno y a partir de ahí tomaremos la decisión".
Docentes Agremiados de Salta (DASA) es otro de los gremios del sector, que el Gobierno no habilita a que forme parte de la negociación paritaria, la misma posición que adopta ante Tribuna Docente. Ramiro Maldonado, de DASA, opinó que la paritaria que se aproxima no distará mucho de las de años anteriores, ya que, desde su visión, el Gobierno siempre tuvo una posición "mezquina" en las negociaciones.
"Veo mal el panorama porque el gobierno de Urtubey jamás toma como referencia la realidad, no considera la canasta básica, que en estos momentos está en 17 mil pesos", dijo Maldonado, y acotó que, "hoy por hoy, un 70% de los docentes está por debajo de la línea de pobreza".
Por su parte, Cristina Foffani, concejal del Partido Obrero e integrante de Tribuna Docente, comentó que desde su organización elevarán un petitorio firmado por docentes de distintas instituciones educativas y que ya están haciendo circular. "Estamos exigiendo una recomposición salarial del 25% en un solo pago", expresó sobre su posición.
"El sindicato de aceiteros, que es bastante confiable, está pronosticando un 48% de inflación proyectada para todo el año", fundamentó. Disparó que "en la mesa paritaria no estarán los trabajadores, estará la burocracia sindical". Además, remató la idea marcando que "hay una política de silenciar a los trabajadores que no se agrupan por fuera de la burocracia sindical, que se autoconvoca".
Todos los referentes consultados coincidieron en repudiar el polémico acuerdo que el Ministerio de Educación suscribió con la fundación El Arte de Vivir el pasado 12 de mayo, y que implicaría la transferencia de entre 8 y 10 millones para que la ONG dicte talleres de espiritualidad.

Del contexto

Durante tres días El Tribuno intentó dialogar con alguno de los ministros que manejan la economía salteña sobre las próximas paritarias. El titular de Hacienda, Sebastián Gomeza y el Jefe de Gabinete, Carlos Parodi, no atendieron los requerimientos de este medio.
Allegados a los ministros confirmaron que se encuentran avocados a la colocación de bonos para contraer deuda. Asimismo, la titular de la Asociación Docente Provincial (ADP), Patricia Argañaraz, no respondió ante los intentos de comunicación por parte de este medio.
Según confirmaron varios directivos consultados, desde el año 2009 que el Ministerio de Educación no regulariza los llamados a concurso para cubrir cargos de vicedirectores de primaria. Esta situación sobrecarga de tareas a las autoridades de los establecimientos y mantiene en condiciones irregulares a vicedirectores en ejercicio.
En el caso particular de los profesores del magisterio técnico, además, se mantiene la pelea por la realización de concursos para reemplazar a vicedirectores que no tienen una formación técnica específica correspondiente al área.
cuadro gremios docentesd.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


otto Brinca
otto Brinca · Hace 5 meses

MAS ALLA DE TODOS LOS RECLAMOS QUE SON CORRECTOS, LES PIDO A LOS GREMIOS QUE DEJEN DE MANTENER DOCENTES VAGOS, QUE FALTAN MUCHO A SUS TRABAJOS , VIVEN DE LICENCIAS, QUE SE DEDIQUEN A TRABAJAR


Se está leyendo ahora