Según especulaciones, Leopoldo Federico Núñez, de 36 años, fue asesinado el jueves a la madrugada. Su cuerpo fue hallado el sábado en la casa donde vivía en el barrio Castañares. El joven es otra de las víctimas de la inseguridad en un hecho en el que hasta el momento no hay certezas.
Se presume que los golpes que recibió el profesional de la salud fueron hechos en un robo. En la tarde de ayer, sus restos fueron inhumados en el Parque de la Divina Misericordia.
Luego del profundo dolor, uno de los compañeros de trabajo de Leopoldo Núñez, en diálogo con El Tribuno, recordó al joven. "Nos conocimos cuando él ingreso al hospital Materno Infantil hace unos cinco años. Prácticamente se formó en la terapia intensiva de ese lugar, en el área de Pediatría. Supimos construir una amistad mutua", contó Marcos, un enfermero del Materno Infantil y compañero de Núñez, quien también se desempeñaba como enfermero operativo en ese lugar.
"Tengo que decir que era un muchacho muy dado, muy sociable, amable, entregado al servicio con mucho corazón. También era enfermero operativo, estábamos en contacto directo con los pacientes", recordó Marcos, compañero de Leopoldo.
"La última vez que lo vi fue el martes 30, en ese momento como ya no estoy en la terapia intensiva, nos vimos así como al pasar. Al trabajar los dos en el mismo lugar, y habernos conocido ahí, era común que en algún momento de la jornada nos juntáramos para intercambiar algún comentario de algo, compartir alguna broma o algo así", agregó. Ese último día que vio y estuvo con Leopoldo, su compañero sostuvo no "haber observado nada raro" en su comportamiento.

Le gustaba viajar

Marcos, enfermero y compañero en el Materno Infantil, expresó que a Leopoldo le gustaba mucho viajar.
Uno de los últimos grandes viajes del joven profesional fue a Francia, donde además de visitar y deleitarse con maravillosas ciudades también tuvo tiempo de juntarse con familiares. "Anduvo por Francia viendo a algunos parientes, anduvo por Europa. Era una persona a la que le gustaba viajar y conocer lugares", contó.
Al ser consultado por el crimen del enfermero, Marcos siguió distinguiendo a Leopoldo Fernando y tiró algunos datos. "Creo que Fer por ahí se confiaba mucho, él estaba muy contento. Le gustaba viajar y no lo disimulaba, se ponía ansioso antes de un viaje. Hace unos años se fue a Francia, por ejemplo, donde visitó a unos familiares. Antes de viajar comentaba lo que iba a hacer, lo que planeaba y todo eso. Me parece que por ahí viene el tema, lo que iba a hacer Fer llegó a malos oídos", declaro Marcos, compañero laboral.
"Nosotros a veces le decíamos que tenía que ser más discreto con esas cosas, somos trabajadores y él ahorraba plata, incluso dólares, entonces me parece que el tema (su muerte) puede venir por ese lado", concluyó su hipótesis el enfermero.

Resultado de la autopsia

La autopsia realizada en el cuerpo de Leopoldo Núñez reveló que la causa de la muerte fue “shock hipovolémico por la herida de arma blanca”. Luego de la autopsia, el fiscal Pablo Paz ordenó que el cuerpo sea entregado a los familiares. Sobre la investigación, el robo sigue siendo el móvil del crimen, en la casa de Castañares faltan bienes. Y el auto Megane todavía no fue hallado.
“No tenía enemigos”
Lucas, un amigo, que vive en Castañares, donde también residía el enfermero, habló sobre Leopoldo Núñez. “Era conocido en el barrio, no tenía problemas con nadie. Hace algunos años atendía un videojuego y todos los conocían, incluso changos de algunas patotas del barrio, y la verdad no tenía enemigos”, contó uno de los tantos amigos que despidió los restos del enfermero ayer, en el cementerio de la Divina Misericordia.
“Para mí que hubo alguien que lo mandó al frente, se lo entregaron a alguien que no es del barrio. Quizás se enteraron lo que iba a hacer (tenía planes de realizar un viaje) y lo entregaron”, se animó a arriesgar el amigo de Leopoldo.
Y solicitó: “Nosotros, los amigos y la familia, esperamos que la Policía actúe, que no se quede de brazos cruzados y encuentre al o los asesinos”.





¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora