A los 70, y tras una larga enfermedad, murió ayer José Casto Ruiz Ugarteche, un querido periodista de El Tribuno .
La vida laboral del Puma siempre estuvo ligada al diario, y en él se ganó el reconocimiento de sus compañeros por su profesionalidad y solidaridad. Se desempeñó como jefe de la sección Deportes, en la que fue especialista en rugby, deporte con el que tuvo la oportunidad de viajar por el mundo acompañando a Los Pumas.
Se había jubilado hace cinco años, tiempo en el que tuvo que pelearle a una grave enfermedad, que finalmente se lo llevó.
Se fue el "Puma", pero queda en el recuerdo de quienes tuvieron la oportunidad de compartir con él la redacción, y su espíritu de periodista y deportista marcará el camino de las nuevas generaciones.

Elegante, simpático y buen amigo

Por Humberto Echechurre

Elegante, simpático, a veces las historias aparecían desordenadas y él con la paciencia de un artesano las acomodaba para que el relato ameno se instale una y otra vez en la mesa de amigos. Era un encantador, capaz de atrapar las estrellas en las noches desbordadas de recuerdos. Allí cuando las urgencias laborales se imponían, él las transformaba de manera coloquial.
Hábil en la tarea de acercar amigos, de juntarlos para paladear exquisiteces, para compartir vivencias y prolongar recuerdos.
Etico en la construcción de su familia, levantada armoniosamente con Lidia. Orgulloso de sus hijos, acompañándolos en el difícil tránsito de la niñez a la adolescencia y la madurez, pero profundamente amigo.
Ese es el "Puma" que la mayoría de los periodistas del diario adormecerán en sus retinas en una última visión.
Antes de jubilarse, después de toda una vida de entrega, el destino le cruzó una cruel zancadilla y debió atravesar distintas etapas que pusieron a prueba su fortaleza, en principio inquebrantable, luego doblegada por las sucesivas operaciones.
Le hicieron cinco en diez días, algunas de ellas matizadas por el apuro y las justificaciones. La conciencia es una pesadilla que atrapa y que golpea con la perseverancia de una gota que horada el material más resistente. Ajeno a todo el "Puma" seguía pensando, fiel a su espíritu deportivo que esta carrera la iba ganando, aunque el destino se encaprichaba -una y otra vez- de correrle la línea de llegada.
Desde ayer, el querido "Puma" puso proa con su nave soñadora rumbo a otros destinos. Partió ansioso de descubrir nuevos caminos. La inquietud de los últimos tiempos se desvelará con otros descubrimientos. Menos terrenales, más cósmico.
Seguramente encontrará alguna estrella para entretener. Le hablará en todos los idiomas hasta que el cansancio lo vaya adormeciendo. Se irá apagando lentamente, al igual que los últimos días, a pesar que repetía: "Estoy saliendo del túnel", aunque la luz no llegó.
Murió el día de su cumpleaños, transformando la alegría de esa fecha en una tristeza enorme. Le ocurrió lo mismo que a William Shakespeare. Dicen que la mente vence al cuerpo y se derrumba una vez cumplido el objetivo de tener un año más.
Se fue el "Puma", pero dejó una "Leona" que lo acompañó hasta el último día en esa lucha desesperada que lamentablemente llegó a su fin. Lidia también descansará.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que los baños sean mixtos en las oficinas públicas y comercios?

Importante ahora

cargando...