En la Municipalidad de Coronel Moldes todo sigue paralizado, se espera la intervención definitiva de la Intendencia y los empleados insisten en que les paguen meses de sueldos adeudados y el aguinaldo completo de 2015. Como la situación de esas familias es muy complicada, un grupo de salteños pertenecientes a la Federación de Centros Vecinales, desarrolló la semana pasada una colecta solidaria de alimentos no perecederos y útiles escolares para ayudarlos.
Todo lo recolectado ya fue donado a los empleados, muchos de los cuales no tienen ningún otro recurso para sostener a sus familias y comparten la comida con una olla popular para la que contribuyen los mismos moldeños y pobladores de pueblos vecinos.
La gente recibió con mucha alegría y agradecimiento las donaciones.
La iniciativa buscó llevar un poco de alivio a los empleados de este antiguo e histórico pueblo del Valle de Lerma, cuya situación financiera es caótica. "Sentimos que ante la situación que están viviendo estas personas no podíamos permanecer indiferentes. Hoy, esos jefes de familia no tienen ni para llevar el pan a la mesa para sus chicos", señaló a El Tribuno Walter Ignes, secretario del área de Transporte de la Federación de Centros Vecinales. "En el interior los sueldos son muy bajos y no llegan a cubrir las necesidades básicas. Los municipios, con la ayuda del Ejecutivo, deben ver la manera de generar alternativas de desarrollo para progresar", consideró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia