El senador republicano Ted Cruz destronó al millonario Donald Trump del primer lugar, mientras los demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders se encontraban en "empate virtual" tras las primarias de Iowa para escoger los candidatos a las presidenciales estadounidenses. Marco Rubio, senador de origen cubano, obtuvo un sólido tercer lugar en la riña republicana, para alivio de la dirigencia del partido, ansiosa de un candidato moderado para suceder al presidente Barack Obama en la Casa Blanca. Cruz, emblema de la ultraconservadora facción Tea Party, habría aprovechado una aceitada maquinaria de movilización para superar en Iowa a Trump, el magnate inmobiliario que lidera los sondeos desde junio pasado. "El próximo presidente de Estados Unidos no será elegido por los medios, por las élites o por los lobistas", dijo Cruz ante sus simpatizantes, en un guiño a la impresionante cobertura mediática que rodea al magnate inmobiliario. En el campo demócrata, la contienda entre la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, y el senador "socialista" Bernie Sanders se mantenía sin definición. "Parece que estamos en un empate virtual", dijo Sanders para júbilo de los seguidores de este partidario de una "revolución democrática", por quien hace unos meses nadie apostaba un centavo. Las exitosas campañas de Cruz, Trump y Sanders representan el ascenso de los candidatos "outsiders" que han marcado la pauta en la heterodoxa campaña presidencial camino a las presidenciales del 8 de noviembre. "La gente de Iowa envió un mensaje profundo al establishment político, económico, y por cierto, de los medios", dijo Sanders, prometiendo la implementación de "ideas radicales" en su eventual gobierno. Clinton, que precisa exorcizar los demonios de 2008 cuando también llegó como favorita pero sufrió una sorprendente derrota ante un semidesconocido Obama, no cantó victoria. "Aquí estoy, respirando aliviada, gracias Iowa", expresó tras los comicios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora