La doncella es uno de los tres niños sagrados encontrados en las entrañas del volcán Llullaillaco, en 1999, y fue usada recientemente en una investigación realizada con momias incas, que reveló que de los 84 linajes genéticos encontrados en los restos humanos analizados, ninguno logró perdurar en las poblaciones indígenas actuales. Los resultados de la investigación, fueron publicados en un artículo de la revista Science Advances.
Dos de las principales preguntas que la comunidad científica se ha hecho desde hace décadas acerca de los primeros habitantes de América son: ¿cómo se extendieron a lo largo del continente? y ¿cuál fue el verdadero impacto de la llegada de los conquistadores europeos sobre esas poblaciones?
Ahora, el estudio genético realizado a partir de muestras de ADN tomadas a 92 momias y esqueletos de la época precolombina procedentes de Chile, Bolivia y Perú ofrece pistas para responder a las cuestiones.

El ADN revela los secretos


La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista Science Advances, se basó en el estudio del ADN mitocondrial -el que pasa de madres a hijos- de estos individuos que vivieron entre 8.600 años y 500 años atrás, que fue comparado con el de las poblaciones actuales de esos países. Ese ADN fue extraído de muestras de pelo, dientes y huesos de las momias y esqueletos.
Según las conclusiones del estudio, los efectos de la llegada de los europeos sobre la población indígena originaria fueron devastadores: de los 84 linajes genéticos encontrados en los restos humanos analizados ninguno perduró en las poblaciones indígenas actuales.
Eso, según los científicos, sostendría en parte la teoría de que una gran proporción de los pobladores indígenas de América desaparecieron tras la llegada de los conquistadores españoles, debido a factores como las enfermedades traídas del viejo continente, la guerra y el colapso de las sociedades precolombinas.
Sin embargo, para determinar mejor las causas de la desaparición de esas poblaciones originarias aún queda trabajo por hacer, como la extracción y el estudio del ADN nuclear.
Bastien Llamas, uno de los investigadores principales, reconoció a la revista Science que con el estudio del ADN mitocondrial "sólo vemos una parte de la historia", la que se extiende de madre a hijo, que además, tiene la particularidad de que de manera natural tiende a desaparecer cada vez que una mujer no tiene hijos o sólo tiene hijos varones.
El estudio del ADN nuclear, en cambio, permitirá disponer de información tanto de la línea materna como paterna.

Origen de los americanos


El estudio también ofrece pistas más precisas acerca de la llegada de los primeros habitantes al continente a través del estrecho de Bering, que conectaba Asia con la parte noroccidental de América del Norte, durante la última glaciación.
"Nuestra reconstrucción genética confirma que los primeros americanos entraron hace unos 16.000 años por la costa del Pacífico, bordeando unas enormes placas de hielo que bloqueaban una ruta hacia el interior del continente y que sólo se abrió mucho después", dijo Alan Cooper, director del Centro Australiano sobre el ADN antiguo (ACAD, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Adelaida, institución que lideró el estudio.
El avance hacia el sur del continente se habría realizado en un período de unos 1.500 años.
"Se extendieron hacia el sur de forma bastante rápida, llegando a Chile hace unos 14.600 años", dijo Cooper en una nota de prensa publicada por el ACAD.
"Nuestro estudio es el primer registro genético en tiempo real de estas cuestiones clave relacionadas con el proceso de poblamiento de las Américas", dijo Wolfgang Haak, científico del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, parte de esta investigación.

Reliquias humanas

Los Niños del Llullaillaco son tres cuerpos incaicos excepcionalmente conservados por alrededor de quinientos años, hallados a una altura de 6739 msnm cerca de la cima del volcán Llullaillaco, en el oeste de la provincia de Salta, en 1999. Actualmente se encuentran en exhibición en el MAAM (Museo de Arqueología de Alta Montaña) de Salta.
Desde mediados del siglo XX se conocía, por los relatos de montañistas, la existencia de ruinas precolombinas. A casi 50 años de esos descubrimientos se hizo una expedición financiada por la National Geographic. En un trabajo mancomunado, montañistas y arqueólogos argentinos y peruanos, bajo la dirección del antropólogo estadounidense Johan Reinhard y la arqueóloga argentina Constanza Ceruti, sacaron a la luz lo que escondía el sitio arqueológico más alto del mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan  manuel
juan manuel · Hace 7 meses

esto quiere decir que milagro sala no es indigena?

juan  manuel
juan manuel · Hace 7 meses

esto quiero decir que milagro sala no es indigena?

Daniel San
Daniel San · Hace 7 meses

Mamarracho de informe. el 70% de nuestra poblacion tiene sangre originaria

Maru Florentino
Maru Florentino · Hace 7 meses

hablan de la continuidad del linaje originario. Nuestros aborígenes bien podrían no descender de esos linajes e igual son originarios porque anteceden a la llegada del español a estas tierras

Urq Mitre
Urq Mitre · Hace 7 meses

Estoy totalmente de acuerdo con Eustaquio Méndez. Sugiero que hagan análisis a los habitantes de la cuidad, donde los aborígenes están bien mezcladitos con los blancos. Este estudio me parece un mamarracho.

Eustaquio Mendez
Eustaquio Mendez · Hace 7 meses

Sin embargo, cuando uno recorre la provincia (de hecho toda Latinoamérica) la raza que predomina es la indígena y la cruza del indio con el español, lo cual genera una identidad maravillosa. Esto mismo no sucede en EEUU y Canadá (o sea en donde el dominio no fué español), en donde si fueron aniquiladas las comunidades indígenas. Escurioso como se critica la conquista española cuando fué -sin desconocer sus errores- muchísimo más humana que la realizada por portugueses, ingleses, franceses, holandeses. Sería bueno hacer este análisis en la propia Australia no?

Franco Ludeña
Franco Ludeña · Hace 7 meses

Lo mismo he comentado en otras oportunidades, en América Latina nos han enseñado a quejarnos de los españoles y sin embargo las conquistas inglesas, francesas y holandesas (excluyo a las portuguesas) fueron de exterminio


Se está leyendo ahora