Con el objeto de que allí se construya un destacamento policial que brinde seguridad a la zona este de la ciudad, el concejal Walter Salvatierra donó un predio ubicado en cercanías al barrio Tomás Ryan, el lugar donde el domingo 3 de julio fue encontrado asesinado Reynaldo "Amarillo" Gerez, un conocido vecino de la ciudad, propietario de varios camiones de transporte y amigo del edil tartagalense.
Mientras la Policía continúa con las investigaciones para dar con los autores del brutal crimen, Salvatierra decidió donar el predio ubicado en el loteo El Ceibo. Según opinó, "es una de las zonas más desprotegidas de la ciudad. En villa Saavedra, en la zona sur de Tartagal, está ubicada la comisaría 45, la Unidad Regional 4, el Servicios de Emergencias 911, pero en la zona este, donde residen más de 10.000 vecinos, no hay ni una subcomisaría a la que recurrir en casos de emergencias".
El concejal remarcó, además: "Venimos escuchando desde hace mucho tiempo la cantidad de robos, asaltos, hurtos y delitos de mucha violencia que se suceden en ese sector de la ciudad. Estamos hablando de una decena de barrios que comienzan en la zona noreste en Bicentenario y llegan hasta el sureste, en el barrio Tomás Ryan, zona en permanente crecimiento. Como vecino de Tartagal, hago este aporte de una fracción del fortín de mi propiedad para destinarlo a un destacamento, porque hay mucha desprotección para cientos de familias. Lo que sucedió con mi amigo Reynaldo me afectó de tal manera porque era más que un hermano. Por eso decidí hacer esta donación, no como concejal sino como un tartagalense más".
Bajo investigación
El pasado 1 de julio, Reynaldo Gerez había estado compartiendo un asado en el fortín Sangre Argentina, de propiedad de Salvatierra, junto a otros concejales y amigos festejando el cumpleaños de uno de los secretarios del cuerpo deliberativo. A las 5 y acompañado por el propio Salvatierra, con quien lo unía una amistad de años, Gerez dejó el lugar con su amigo y se dirigieron primero hacia la vivienda del edil, ubicada en la avenida Alberdi al 900.
Desde allí Amarillo, como lo apodaban sus allegados, se habría dirigido hacia su propia vivienda en el barrio 200 Viviendas, en el norte de la ciudad. Pero en ese tramo fue abordado por una mujer, quien habría oficiado de entregadora según algunas hipótesis, para que dos hombres lo llevaran hacia las cercanías del barrio Tomás Ryan. Allí lo hirieron de muerte con un arma blanca a la altura del cuello y le dispararon con una pistola.
Hasta el momento son dos los detenidos acusados del homicidio, pero existen dudas sobre los verdaderos autores. Los acusados son dos jóvenes adictos a las drogas, de 16 y 18 años, residentes en el barrio Ryan. Según la versión oficial, el ataque habría tenido fines de robo.
Lo extraño es que los mismos policías comprobaron que Gerez tenía la billetera en su poder cuando fue encontrado sin vida dentro de su propio automóvil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora