Doris cumplió ocho años el sábado pasado y se lo festejaron a lo grande. Hubo torta, globos, bolsitas con souvenirs y guirnaldas. Los invitados se portaron muy bien y la fiesta de disfraces fue un éxito, salvo por algún gruñido de Chiquita, que no admite que nadie se acerque a su mamá, y alguna enredada provocada por Petiso, que se pasó inspeccionando la casa y persiguiendo una mosca desde que llegó.
Doris -al igual que la mayoría de sus invitados- es una mascota súper especial. Es un angelito sin alas, con dos patas y dos ruedas. Llegó a la vida de su papá, Cristian Rosales Olarte, con esa insólita capacidad que tienen los animales de encontrar a quienes los necesitan en el momento justo, llenando vacíos que muchas veces intentamos tapar con trivialidades.
Cristian es Kike para sus amigos. Es estudiante de enfermería y, mientras le sirve una porción de torta de arroz y carne molida a la cumpleañera, cuenta que Doris llegó a su vida hace 11 meses: "Apareció muy enferma en una empresa ubicada en las afueras de la ciudad. A raíz de una secuela de moquillo mal diagnosticado quedó parapléjica. Al principio pensé en darle un hogar provisorio hasta que apareciera un adoptante, pero ella ya se acostumbró a mí y yo a ella. Yo creo que las cosas llegan a nuestras vidas por algo. Doris llegó a la mía y me dio la paz que me hacía falta. Con mi otro perrito, Rocco, que también cumple años hoy, se lleva a las mil maravillas".
Kike no dejó pasar detalle en la organización de la fiesta. Pero la idea del cumpleaños -aclara- no fue humanizar a sus perritos, sino sensibilizar a la comunidad para iniciar el camino de adopción de estas mascotas súper especiales.
A Doris la vida se le dio así, cuesta arriba y a los tumbos, hasta que el universo la cruzó con Kike. Desde entonces, en la vida de ambos todo marcha, literalmente, sobre ruedas. Es lo que suele ocurrir cuando el amor nos saca del centro y nos pone, sin importar la especie, al lado del otro.
"Los perritos discapacitados necesitan cuidados, pero no te demandan que estés permanentemente con ellos -afirma Kike-. Yo estudio y trabajo así que ella se queda mucho tiempo sola. Se moviliza por la casa con su bolsa de arrastre, que evita que se lastime las patitas. Todas las mañanas y las noches le expreso la vejiga, es decir, le masajeo el abdomen para ayudarla a orinar y a defecar. Otros perritos utilizan pañales, pero yo trato de que Doris no los use para evitar que se irrite o sufra infección urinaria", agrega. "Tener un perro parapléjico no es una complicación: uno se adapta a ellos y ellos se adaptan a su situación", sostiene el papá de Doris.
Los perros discapacitados (con problemas de visión, escucha, movilidad, amputados o simplemente estigmatizados por su raza o edad) no tienen idea de lo que significa esa palabra y menos lo que significa "limitación". Son grandes maestros: viven el día a día y aman profundamente sin esperar nada a cambio.
Entre los invitados al cumpleaños de Doris está Ana Torres, su fisiatra y médica veterinaria. La cumpleañera la visita periódicamente para recibir su sesión de masajes. "El objetivo con este tipo de pacientes es ayudarlos a recuperar algunas funciones que perdió el cuerpo. Por lo general, la parálisis es consecuencia de un fuerte trauma. También puede deberse a problemas infecciosos, como fue el caso de Doris", explica.
El tratamiento depende de cada patología. Hay perritos que se recuperan de inflamaciones o de un posquirúrgico en un mes. Pero la cura completa no siempre es posible. "La idea en estos casos es que la mascota vuelva a tener calidad de vida. La base de la fisioterapia es sacarles el dolor. Algunos consiguen levantarse, otros recuperan la función voluntaria de defecar y orinar", explica.
Otras terapias efectivas para casos de parálisis son la magnetoterapia, el ultrasonido y la hidroterapia. "Haciendo pileta algunos perritos recuperan algo de movilidad", señala Ana, que atiende en Veterinaria Mascotas (Tres Cerritos).
Con respecto a las chances de un animalito parapléjico, la profesional precisó que "son perritos a los que se les da una segunda oportunidad y eso está muy bien. La principal causa de la discapacidad motora son los accidentes de tránsito. La historia clásica es la de la mascota que sale a dar una vuelta, demora en volver y la encuentran tirada en una calle, atropellada", resume Ana. Y remarca: "Con los cuidados correspondientes, llegan a viejitas. No se mueren a causa de las patologías óseas, sino de algunas complicaciones como insuficiencia renal o cardiopatías. Es decir, patologías propias de un perrito geronte".
La posibilidad de recuperar cierta movilidad es clave para su calidad de vida. Para ello, las sillitas de rueda son fundamentales. "Deben ser anatómicas, livianas y bien diseñadas.
La gente a veces les fabrica los carros con toda la buena voluntad pero pueden resultar contraproducentes porque es necesario que sean estructuras ortopédicas. De lo contrario, pueden dañarles aún más la columna", resaltó Ana.
Mientras ella habla, Doris sigue hipnótica los movimientos de Kike, su papá. Sus miradas se cruzan de rato en rato. Los une un puente de gratitud porque ya está escrito que, sin importar el tiempo que pasen juntos, cada uno ha dejado una huella imborrable en la vida del otro.
Seres especiales que merecen una segunda oportunidad
El cumpleaños de Doris fue un hermoso pretexto para transmitir un mensaje. Kike y sus invitados quisieron compartir su experiencia como adoptantes de mascotas con discapacidad. Informar, educar y asesorar a las personas sobre la realidad de estos perritos especiales que pueden estar esperando por una familia en algún refugio o en un hogar provisorio. También puede ocurrir que sean nuestras propias mascotas las que, a raíz de un accidente o enfermedad, resulten afectadas en su motricidad. En cualquier caso, las historias de vida demuestran que los perritos son verdaderos guerreros que merecen siempre una nueva oportunidad. Virginia Matus puede dar fe de ello. Ella es voluntaria de Zoonosis y se encargó de llevar a Petiso a la fiesta de Doris. Él está entre los perritos que esperan en el organismo municipal la llegada de un alma generosa que los integre a una familia.
‘Es muy cariñoso y tiene un carácter muy divertido. No se deprime por su condición. Es pura energía, muy alegre. Le gusta correr las palomas y le hace frente a cualquier perro más grande que él. Tiene el complejo típico de los enanos‘, lo describe Virginia. A Petiso lo llevó a Zoonosis la policía. Lo encontraron atropellado en el centro. Llegó con las patitas para atrás sin movilidad. Después de unas sesiones de fisioterapia, poco a poco comenzó a pararse. Se le hizo el carrito, pero necesita un hogar y cuidados para seguir evolucionando. Donde está ahora pasa mucho tiempo solito‘, agregó Virginia. Su teléfono, por si alguien quiere involucrarse con el Petiso que se compró a todos los invitados en la fiesta: 154 568355.
Otra de las invitadas de Doris fue Canela. Llegó con su mamá, Blanca Gómez, que la crió desde cachorrita. Hasta hace tres meses, Canela era una perrita común y corriente, hasta que la alcanzó la crueldad humana. ‘Una vecina de la zona le pegó con un palo en la espalda y desde entonces perdió la movilidad de las patitas de atrás‘, contó Blanca. Ella es permisionaria y su situación económica no es buena, pero Canela es un miembro más de su familia y no dudó en adaptarse a su nueva realidad.
Sillitas ortopédicas donadas e importadas
Los perritos parapléjicos que asistieron al cumpleaños de Doris tenían sus correspondientes sillitas ortopédicas. En general, son donaciones recibidas a través de colectas que se realizan a nivel internacional. "Nosotros entramos en contacto con esta ONG gracias a Lunita, una perrita salteña parapléjica que fue adoptada por una familia de Wisconsin, EEUU", contó Cristian Rosales Olarte. Gracias a las gestiones de proteccionistas salteños ya se han donado diez sillas para perritos de Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


alicia gareca
alicia gareca · Hace 3 meses

de 10 !!!! tengo una perrita parapléjica y el orin y la materia fecal no la controla y no la puedo lavar seguido porque es pesada y hay que levantarla, es ovejero alemán, y la pobre sufre, donde vive o el te. de la Dra torres ana? gracias alicia

cesar promadache
cesar promadache · Hace 3 meses

Gente como Voss hacen falta en este Pais de mierda - Dios te va a Recompesar ya vas a Ver - Gracias Hno por Existir