El 22 de mayo se cumplieron dos años de la muerte de Andrea Viveros, la joven de 17 años fallecida luego de dar a luz a su pequeño en Cachi. Rumbo al Materno Infantil de la Ciudad de Salta, Andrea murió y a partir de allí las sospechas de las causas giraron en torno los médicos que la asistieron en la localidad vallista. Poco se sabe sobre lo que sucedió aquella mañana pero la tristeza de la familia continúa.
Más aún ante la falta de novedades en las demandas iniciadas en la Justicia y los sumarios administrativos iniciados a los médicos.
"No sabemos en qué estado está la causa ni los sumarios administrativos, pero uno de los médicos involucrados sigue atendiendo y eso nos duele mucho", dijo resignada a El Tribuno Teonila Casimiro, la madre de Andrea.
Las marchas por las calles del pueblo y las más de 300 firmas poco sirvieron para obtener justicia o remover de sus funciones a los médicos cuestionados. "Ver que uno de los médicos sigue atendiendo y que no hubo respuestas nos reaviva el dolor día a día", aseguró la mujer con el pequeño Agustín (hijo de Andrea) en brazos.
"Las otras familias con las que sabíamos juntarnos para las marchas ya no quieren hacerlo porque dicen que ya no hay justicia y se quedaron así nomás", completó.
Hasta el momento, la condición de humildes y sumisos es la única explicación que encuentran los cacheños para entender por qué no hay respuestas aún.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia