Aproximadamente en octubre próximo, el sector oeste del pueblo de San Carlos tendrá normalizada la provisión de agua, de la que carece desde hace casi un mes.
El pasado 27 de mayo, la bomba del pozo que provee al área se cayó y quedó trabada bajo el caño encamisado. Aunque los operarios intentaron durante varios días "pescarla", los esfuerzos fueron infructuosos y, lamentablemente, impide la instalación de otra bomba. Esto provocó el descarte del pozo que tiene unos 25 años de antigedad.
"Para salvar la situación, nos abocamos a repotenciar el caudal de agua del otro pozo que tiene el pueblo. Se instaló una bomba más potente por lo que, dentro de los parámetros técnicos adecuados, lo estamos sobreexplotando. Toda esta tarea demandó una semana de adecuación. En ese periodo, la zona alta sancarleña, que incluye los barrios 30 Viviendas y 20 Viviendas y una escuela, son provistos con camión cisterna que, a la vez, se carga de un pozo de Animaná para no afectar el funcionamiento con el que está en funcionamiento y aporta al resto de la población", explicó el director de Aguas del Norte, Roque Mascarello.
En busca de otra fuente
El directivo de la empresa estatal remarcó que es necesario perforar otro pozo por dos razones: primero porque no se puede depender de solamente de uno en un servicio básico como es el agua y en segundo término porque debe alimentarse la zona alta que, en horas pico, carece del líquido. "Prácticamente no hay presión en el área y solo de noche llega un poco. Esto se midió en viviendas del sector cuyos resultados corroboran la realidad que la gente describe y hemos comprobado", ratificó.
La semana pasada, profesionales de la empresa hicieron estudios electro hidrogeológicos en diferentes lugares y determinaron que el más adecuado es en el predio que se conoce como ex AGAS, donde había un pozo hace muchos años atrás y sobre el cual la misma comunidad sugirió como probable.
"Se hizo el proyecto, el presupuesto correspondiente y la semana próxima se presentará la solicitud para una contratación directa teniendo en cuenta la urgencia del caso. Esperamos que, en no más de 70 días, esté todo listo y el pozo completamente equipado. Que quede claro que es el tiempo que demanda cualquier perforación de este tipo. No es un período arbitrario porque primero se excava, luego se encamisa, se coloca la bomba, se toman muestras del líquido, se coloca el tablero y medidor de presión, entre otros detalles imprescindibles", aseguró Mascarello.
Por último, remarcó que afortunadamente San Carlos no tiene problema de fuentes de agua a excepción del paraje El Barrial, y puso el acento en la obra de captación de agua del río con un acueducto en la zona de San Lucas, prevista para 2017.
"A través de drenes se tomará el agua de napas del río, se enviará a una planta potabilizadora y los pozos quedarán para las posibles urgencias", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora