Cuando las operaciones conjuntas entre el Ejército, la Policía provincial y la Gendarmería secuestraron a Héctor "Gilo" Gamboa y Gemma Fernández Arcieri, una beba de cinco meses, Mariana Gamboa, quedó en una habitación de la casa. De la misma manera que ella, María José Loto, hija de Daniel Loto Zurita y María Beltramino, fue separada de sus padres aquella noche, con solo seis meses de vida. "En Salta no estaba aceitada la lógica de la apropiación de niños, en los dos casos de aquella noche del 24 de setiembre dejaron a las bebés tanto en mi caso (Gamboa) como en el de María José", asegura Mariana Gamboa sobre su suerte de entonces.

Mariana fue criada por un tío, hermano de su padre, en las mismas calles donde estaba radicada su familia y donde fueron desaparecidos sus progenitores. "Gilo" Gamboa era propietario de una zapatería en la calle Ituzaingó de Salta capital, junto a su esposa y la hija de ambos vivían en el barrio Santa Lucía; ella era antropóloga, en el momento de su secuestro estaba cesanteada de sus labores docentes en la Universidad Nacional de Salta (UNSa), intervenida el 23 de noviembre de 1974.

Ambos eran militantes, contrarios a las ideas totalizantes del orden pretendido por el proceso iniciado el 24 de marzo del 76 por la Junta Militar. Asimismo, su militancia era también contra el imperialismo de las potencias geopolíticas. Fueron parte de la corriente que se conoce como el Nacionalismo de Izquierda, en la que abrevaron muchos partidos y organizaciones de entonces, pero además formaron parte de la juventud internacional de aquellas décadas (Mayo Francés, revueltas estudiantiles en Italia, movimiento hippie en Norteamérica y guerrilla en latinoamérica), caracterizada por su renovado protagonismo en el escenario social.

"Eso no quiere decir que andaban con una pistola en la mano queriendo matar gente, hay que terminar con esa falacia. Eran personas comunes y corrientes, conocidas por sus vecinos, que simplemente se habían organizado políticamente y tomado una posición de resistencia", dice Susana Aramayo, abogada activista por la reconstrucción de la memoria.

A Daniel Loto Zurita se lo llevaron la madrugada del 25 de septiembre, en Salta capital. Ese mismo día, en horas de la tarde, María Beltramino fue secuestrada en Córdoba, de donde era oriunda y adonde había llegado con su beba, María José, para visitar a su familia. "El secuestro de mis padres es una muestra más del accionar conjunto del Tercer Cuerpo del Ejército, es una muestra cabal de que era un plan sistemático", le dijo a El Tribuno la párvula de entonces.

Su mamá, Beltramino, estuvo detenida en diversos Centros Clandestinos de Detención, entre ellos La Perla. Tras quedar a disposición del Ejecutivo en Devoto, finalmente conquistó la libertad. Fue querellante en la Megacausa de La Perla, que tuvo su sentencia el 25 de agosto pasado.

"Se ha ido profundizando el conocimiento sobre lo que pasó a medida que se llevaron adelante los juicios por la memoria, empezaron con el juicio de Palomitas y a esta altura hay 9 juicios por delitos de lesa humanidad", afirma Mariana Gamboa y agrega que "las investigaciones judiciales permitieron dilucidar que esa noche del 24 de setiembre hubo un plan deliberado e ideado para el exterminio, no una serie de arrestos imprevistos para velar por el orden".

Ambas, y también Aramayo, coincidieron en destacar la importancia de esos procesos judiciales, independientemente que hayan sido dilatados y que puedan tener aspectos vidriosos. En ningún caso, dijeron, se pierde con la investigación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


JUANJO GAR
JUANJO GAR · Hace 2 meses

YA BASTA DE LO MISMO TODOS LOS AÑOS.. TODOS ERAN NENES DE MAMA, QUE ESTUDIABAN Y TOMABAN LA LECHE, IVAN A MISA TODOS LOS DOMINGOS, Y SALIAN DE LA MANO DE LOS PAPIS A CAMINAR POR LA PLAZA... NADIE SABIA QUE ERAN ESAS AGRUPACIONES , SEGURO ERAN CHICOS TRANQUI... VAMOS,, A SACARSE LA CARETA DE LA HIPOCRESIA,, A HACERSE CARGO DE SUS ACTOS Y DE DEJAR DE SACAR GUITA AL GOBIERNO CON ESAS COSAS.... LA KRETINA YA SE FUE

Rodolfo Lutz
Rodolfo Lutz · Hace 2 meses

Ustedes, los gorilas o lamebotas, también tienen que hacerse cargo de sus actos. CABEZAS HUECAS.


Se está leyendo ahora