Theresa May y Michael Gove, favoritos a suceder al primer ministro conservador británico David Cameron, advirtieron que no iniciarán la ruptura con la Unión Europea hasta 2017, pese a la insistencia de sus socios europeos. "Nosotros controlaremos la agenda, no lo haremos hasta que no estemos listos", dijo Gove, ministro de Justicia, en su primera conferencia de prensa como candidato a líder del Partido Conservador y del gobierno, respondiendo a una pregunta sobre cuándo iba a activar el artículo 50. El recurso a este artículo del tratado europeo de Lisboa es el que marca el inicio de las negociaciones para abandonar la UE, y nunca ha sido utilizado. "Solo lo activaré después de amplias discusiones preliminares (...), así que no espero que se active el artículo 50 este año", añadió Gove, segundo favorito, ignorando la advertencia de Bruselas de que no habrá ninguna negociación hasta que Londres notifique oficialmente que se va. La primera favorita, la ministra de Interior Theresa May, se pronunció el jueves en el mismo sentido, pese a que el dimisionario Cameron había asegurado que la ruptura iba a iniciarse al día siguiente del referéndum del 23 de junio.
"No hay vuelta atrás"
Los titubeos de Londres a la hora de poner en marcha el proceso llevaron al presidente francés, François Hollande, a recordar que no hay marcha atrás. "La decisión está tomada, no puede ser postergada ni anulada, ahora hay que asumir sus consecuencias", dijo el presidente francés a la prensa, tras un encuentro con Cameron en el norte de Francia, donde se conmemoró el 100º aniversario de la batalla del Somme. Todo está pendiente de la carrera para suceder a Cameron. Los cinco candidatos que optan a lograrlo son May, Gove, el secretario de Estado de Trabajo y Pensiones Stephen Crabb, el antiguo ministro de Defensa Liam Fox, y la secretaria de Estado de Energía Andrea Leadsom.
Adiós al superávit 2020
La victoria de la salida del Reino Unido de la UE se tradujo en la rebaja de las calificaciones crediticias tanto del bloque europeo como del país. Ayer, el ministro de Finanzas británico George Osborne declaró que probablemente tendrá que abandonar su objetivo de lograr un superávit presupuestario en 2020, a causa del impacto negativo del Brexit en las arcas públicas. "Seguiremos siendo firmes con el déficit, pero hay que ser realistas sobre la posibilidad de lograr un superávit antes del fin de la década", dijo en un discurso en Mánchester. "Como el Banco de Inglaterra dijo ayer, el resultado del referéndum tendrá, como se esperaba, un impacto negativo importante", recordó.
Empiezan a alejarse
La aerolínea británica Easyjet anunció ayer que solicitó un certificado de operador aéreo en otro país no especificado de la Unión Europea, ante la posibilidad de que el Reino Unido abandone la UE. Este certificado, extendido por el organismo regulador del sector aéreo en cada país, "permitirá a Easyjet volar por toda Europa como lo hace hoy", anunció la empresa en un comunicado.
"Hasta que el resultado de las negociaciones entre el Reino Unido y la UE no esté más claro, Easyjet no necesita hacer más cambios estructurales u operativos", añadió el comunicado, sin mencionar la posibilidad de un cambio de sede.
Easyjet concentra la mayor parte de su actividad en Europa y transporta anualmente a 70 millones de pasajeros, según su página web.
Por su parte, el fondo de inversiones británico Fidelity trasladará 100 empleados de Londres a Dublín, aunque aseguró que la decisión se tomó antes del referéndum del 23 de junio. Numerosas voces avisaron de que la salida de la UE haría que la City de Londres, el distrito financiero, perdiera influencia y empleos en favor de plazas como Dublín, Fráncfort y París. IDA Ireland, la agencia irlandesa de inversiones en el país, afirmó la semana pasada que iba a hablar "con inversores potenciales sobre las implicaciones del referéndum". Además, en las horas que siguieron a los resultados, la región de París publicó anuncios en la prensa financiera británica dando la bienvenida a nuevos inversores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora